7 Son los Sellos de Salomón, 7 los Colores del Arco Iris y 7 también los chakras en el cuerpo físico…

 

FacebookQue curioso y sabio es el Universo, el Universo que es pura geometría…

Hace ya algunos sueños en mis inicios, mientras me aplicaban la terapia de bioenergía, tuve una visión, una visión que tenía que ver con 7 llaves, unidas en un mismo llavero, llaves antiguas, viejas… y siete celdas con barrotes, antiguas muy antiguas…

Aunque pueda parecer obvio, en ese momento entendí muy poquito, lo más externo.

Pasaron los años, comencé a trabajar como Terapeuta en Bioenergía y de vez en cuando el recuerdo de esa visión volvía a mi mente…

Un día decidí que necesitaba un nombre, un nombre distinto, que me vibrara profundo y entonces lo vi… ¡ me iba a llamar La Séptima Llave”, pero me seguía faltando algo, así que esperé me llegara la respuesta, y ésta llegó…”La séptima Llave” la séptima eres tú.

Paseando un día por una calle, me paré ante el aparador de una tienda y mi sorpresa fue increíble cuando vi que tenían a la venta un manojo de llaves antiguas, como oxidadas por el paso del tiempo pero sólo contenía 6 llaves, el corazón se me aceleraba por momentos…, así que decidí entrar a preguntar y… salí con el manojo de llaves en una bolsa.

Fuí entendiendo que cada una de esas llaves abre cada una de nuestras puertas, portales o chakras, que todos somos poseedores de esas llaves y que lo único que necesitamos es que alguien nos acompañe y esté a nuestro lado en cada momento de abertura de una puerta…

Entendí que yo por supuesto tengo esas 7 llaves, como todos, pero era muy importante para mi el símbolo de la séptima porque al márgen de mis siete llaves si no tengo “esa” es decir TÚ, mi labor no se realiza, es por eso que el nombre definito que elegí es “LA SEPTIMA LLAVE TÚ”.

Bien ya conocéis la historia, la emoción el sentimiento que movió todo eso no lo puedo explicar, hay que sentirlo, atravesarlo…, pero si os comparto parte de mi…, es por eso que me considero más que Terapeuta, Acompañante.

Y cada vez que abrimos una puerta, borramos una memoria de dolor, de sufrimiento…, resignificando así las nuevas memorias basadas en las experiencias.

Un Fuerte Abrazo.

Gemma Fernández García

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s