LAS EDADES HEREDADAS

64734_f0cffd90fd3e022932d075377d04385a_largeNuestro cuerpo suele reflejar los problemas o enfermedades heredadas de nuestro árbol genealógico.

 Asignar un ancestro a cada órgano o área corporal, es parecido a la tarea en la que se han enfrascado y se siguen enfrascando muchos neurólogos : la de asignar funciones cognitivas concretas a zonas cerebrales concretas. La conclusión a la que llegan es que hay especialización hasta cierto punto, porque en el cerebro, igual que en el Universo, primero todo interacciona con todo y segundo, descubren que se trata de un holograma, de manera que todo está contenido en cada parte del todo.

 Por lo tanto, tenemos que tener en cuenta que en cada zona corporal conviven tres informaciones:

 1.-La memoria de nuestro árbol genealógico.

2.-La memoria biográfica personal.

3.-Los mensajes que el sabio interior nos envía a través del cuerpo.

 1.- La memoria de nuestro árbol genealógico:

 La familia está viva en la piel, en el cuerpo, está hablando. Hasta tal punto que podemos reconocer a nuestro árbol por la huella que este ha dejado en nosotros…

 Esa “cierta especialización” de la que hablábamos, en la que los estratos de nuestro árbol genealógico vive en cada uno de nosotros se podría expresar así, muy a grandes rasgos:

 *Parte derecha del cuerpo-rama paterna

*Parte izquierda-rama materna

*Hombros, cabeza -bisabuelos.

*Tórax y brazos -abuelos.

*Desde la cintura a las rodillas-padres.

*Desde rodillas a plantas de los pies-hermanos.

 2.-La memoria biográfica personal:

 Desde la manera en la que somos concebidos, hasta el efecto que nos ha causado la regaña del jefe, pasando por el tipo de parto, como nos han acariciado de niños, todo queda escrito en el cuerpo. Por ejemplo, consideramos que el peso de la culpa se asienta en la parte alta de la espalda y los traumas infantiles en los pies. La piel es un gran lienzo en la que queda escrita la historia de nuestras relaciones con el mundo.

 3.- Los mensajes que el sabio interior nos envía a través del cuerpo:

 Nuestro cuerpo es el mapa físico de nuestra conciencia, un fiel reflejo de cómo funcionamos en las distintas áreas de la vida. Cualquier síntoma físico es una oportunidad para hacernos conscientes de que hay un área en nuestra vida que necesita atención.

 El cuerpo en su totalidad se inclina al andar: hacia atrás o hacia delante.

 Estaremos huyendo del pasado si caminamos inclinándonos ligeramente hacia delante.

 Si nos inclinamos hacia atrás al andar tenemos miedo a entrar en la vida, somos unos cobardes.

 La cabeza también puede simbolizar al padre y a todos los ancestros varones.

 Caminar con la cabeza por delante es igual a no reconocer nuestros deseos, andamos refugiados en el intelecto.

Los tumores cerebrales tienen que ver con los secretos escondidos del árbol.

 Las migrañas con las retenciones sexuales.

 Los ojos como conjunto son de carácter masculino.

 El ojo derecho es el intelectual, el racional. El izquierdo es el del corazón, el ojo profundo, el de la receptividad.

.La boca y las orejas simbolizan el linaje materno (son receptivas).

.La sordera en el oído izquierdo puede ser algo que no quiero escuchar del linaje femenino

 Los dientes picados son el resultado de la rabia no expresada.

La garganta es el canal de expresión y de creatividad.

.Tras una amigdalitis se esconde el miedo, las emociones reprimidas y la creatividad sofocada.

 El pecho: aquí está la relación corazón-emociones.

Si no nos han amado desarrollaremos un pecho endurecido e insensible.

 Las manos son el símbolo de la elección.

.La mano derecha es el símbolo de la elección racional, sin fe. La izquierda es la intuitiva.

 Las uñas son nuestras defensas simbólicas…¿Heredamos uñas de mucho grosor?

 La espalda: los problemas simbolizan que cargas a los padres.

 Si no nos acariciaron de pequeños podemos sufrir una desviación de columna.

 .En la espalda se van archivando los conflictos no resueltos de nuestro pasado:

 .-En la parte lumbar está la conexión con nuestra sexualidad y creatividad (los padres)

 -En la parte dorsal es la conexión con nuestra parte emocional (los abuelos en el árbol)

 -En la parte cervical nos conectamos con nuestro intelecto (los bisabuelos)

 .El vientre: la madre y todo lo que “digerimos de la vida”.

 Los problemas de estómago están asociados al miedo, a la angustia y la ansiedad.

.La pelvis se conecta con la sexualidad y con nuestros padres.

 El miedo a la sexualidad puede traducirse en una pelvis movida hacia atrás.

 Las rodillas nos muestran nuestra flexibilidad, nuestra adolescencia.

 Si vivimos encerrados en nuestro castillo, inflexibles, sufriremos con las rodillas.

 Los pies simbolizan el territorio, conectados con nuestra hermandad.

 Cuando no estamos viviendo nuestra vida, caminamos como un ladrón sin hacer ruido.

.Si somos hijos de padres divorciados, o separados…las puntas de los pies se separan.

 Vivimos una época de regresión a la infancia…las puntas de los pies miran hacia dentro.

 Cuando los pies se inclinan hacia fuera nos señalan que no tenemos un lugar en el mundo.

 Somos un espíritu que utiliza un cuerpo de vehículo para pasearnos por esta vida, pero él no es una carrocería inerte, cada célula contiene lo que fueron nuestros ancestros…lo que somos nosotros y nuestras experiencias de vida…que trasmitiremos a nuestras futuras generaciones.

 Así que no olvidemos la gran sabiduría de este antiguo proverbio chino:

 “Nada sienta mejor al cuerpo y a la mente que el crecimiento en el espíritu”.

 Fuente: http://abundanciaamoryplenitud.blogspot.com.es

Anuncios

Cómo Leer el Cuerpo…

Hiperpaternidad-700x496Mucho antes de que existieran los aparatos de rayos X, los escáners y los análisis de sangre, los sanadores tradicionales empleaban métodos no agresivos para determinar el estado de salud, el talento y el carácter. De estos conocimientos nació un profundo aprecio por la unidad de cuerpo, mente y espíritu. Para el diagnosticador oriental, el cuerpo es la manifestación física del alma. Cuerpo y alma son uno. El cuerpo es a la vez síntoma y símbolo del espíritu.

La diagnosis oriental es el arte de ver lo profundo bajo la superficie; de revelar la verdad interior.

Todas las personas buscamos respuestas a los interrogantes más importantes de la vida: ¿Quién soy? ¿Cuáles son mis fuerzas? ¿Cuáles son mis debilidades? ¿Cuál es la orientación de mi vida?

Mi objetivo es mostrarle sus puntos buenos, aquellos aspectos en los cuales es usted fuerte, evolucionado y dotado. Deseo que sepa qué es lo que está bien en usted, y que al mismo tiempo desarrolle un aprecio profundo por su propia persona.

Cuanto más conocemos nuestras fuerzas, con mayor facilidad podemos elegir caminar en la dirección de nuestros talentos y felicidad. El conocimiento mejora la calidad de nuestra vida.

No creo que se deba cambiar para ser feliz. Más bien, es necesario conocer y cultivar lo que está bien en uno. Ya poseemos todo lo que necesitamos para ser felices.

Solemos tener una visión incorrecta de nosotros mismos. La mayoría de las personas creen que fallan en algo; piensan que tienen que cambiar para ser felices. Esta actitud las impulsa a sentirse inferiores y culpables. Mi posición es diferente. Cada uno de nosotros ya es bueno y valioso; ya somos capaces de ser felices. La clave es conocer y cultivar lo bueno que hay en nuestro interior.

 

A través de:  Autoconocimiento Integral

BRUCE H. LIPTON, Cree en la Reencarnación.

reencarnacion-esqueleto

Bruce H. Lipton: El día que muera, si me permite la broma, habrá otro Bruce H. Lipton.

O sea, cree usted en la reencarnación.

En un cien por cien.

Pero usted es un científico.

Le doy la explicación científica. Nuestras células tienen identidad propia. En cada célula hay unas antenas pequeñas, receptores. Los de usted son diferentes de los míos. Hay un show de televisión, como si dijéramos, que se emite desde un lugar que no es mi cuerpo. Mi identidad, mis receptores, captan esta señal que viene de fuera. Cuando naces, eres como una televisión en la que empieza “el showde Bruce H. Lipton”, o “el show de Gaspar Hernández”. Pero cuando mueres, el show no termina. Solo deja de funcionar la televisión.

Cuesta de creer…

Si colocamos algunas de nuestras células a decenas de kilómetros de nosotros, captan exactamente el mismo show. Que no procede de nuestro cuerpo.

Más perlas de esta entrevista de Gaspar Hernández para Mente Sana a Bruce Lipton (en el III Congreso de Conciencia Cuántica celebrado en Madrid):

Hago todo lo posible para evitar el estrés. El estrés es el responsable del 90% de las enfermedades. Nuestro cuerpo acostumbra a funcionar bien, y el estrés nos desarmoniza.

¿Cómo evita sentirse estresado?

No me preocupo por casi nada. Antes, si algo no funcionaba en mi vida, me ponía ansioso. Pero actualmente, si algo no funciona, mis pensamientos son muy distintos. Pienso que si aquello no tiene que funcionar, o un proyecto no tiene que salir adelante, o ha surgido un imprevisto, es por alguna razón que se me escapa, y que todo está bien.

Todo es como tiene que ser.

Todo es como tiene que ser, y todo es perfecto.No debemos dejarnos sabotear por los pensamientos negativos, que acostumbran a surgir de nuestra mente subconsciente

Es muy fácil de decir.

Es cuestión de práctica. Se trata de no dejarnos sabotear por los pensamientos negativos, que acostumbran a surgir de nuestra mente subconsciente. Tenemos dos mentes: una mente consciente, creativa, que está conectada con nuestra personalidad, y la subconsciente, que no es creativa y que va repitiendo programas. La mayoría de la gente cree que operan en su vida en base a la mente consciente, pero el 95% de su vida proviene de programas subconscientes que aprendieron durante los siete primeros años de vida. Hasta los siete años somos como videocámaras, lo grabamos todo. Por lo tanto, nuestros programas básicos vienen del comportamiento de los demás. Sobre todo de nuestros padres.

¿Se pueden “desinstalar” algunos de estos programas?

Cada vez hay más técnicas eficaces y rápidas para lograrlo. Yo acostumbro a hablar del método Psych-k porque es el que a mí me ha funcionado. Los estudios de mapeo cerebral revelan que este método induce un estado de unificación cerebral en el que tanto el hemisferio derecho como el izquierdo empiezan a trabajar juntos. Pero hay muchos métodos más, y cada vez más psicólogos que los utilizan.

¿Qué más hace para estar, a sus 71 años, fresco como una rosa?

Yo lo llamo “vivir el cielo en la Tierra”. Cultivo emociones elevadas, como la alegría o el amor, y eso afecta a mis células. No solo a la salud de mis células, sino a su esperanza de vida. Del mismo modo que el estrés o la mala alimentación reducen la esperanza de vida, la gratitud, la actitud positiva, sentirse útil, la alarga. Nuestros telómeros están conectados a cómo vemos nosotros la vida.

Lo más importante debe de ser el amor…

En efecto. Con mi mujer vivo una constante luna de miel. Y eso se traslada a la bioquímica de mi cuerpo. El cerebro es una máquina de mezclar pócimas de amor, provista con un arsenal de neuroquímicos y hormonas.Cultivo emociones elevadas, como la alegría o el amor, y eso afecta no solo a la salud de mis células, sino a su esperanza de vida.

Cultivo emociones elevadas, como la alegría o el amor, y eso afecta a la salud de mis células ya su esperanza de vida

Y cuando se enfadan con su mujer, ¿qué hacen?

Hace tiempo tomamos la costumbre de reconectar en silencio el uno con el otro mediante el contacto físico (que se toquen nuestras manos, o brazos; o aunque solo sean las rodillas) en lugar de discutir sobre quién tiene razón. Sin importar lo mal que nos sentimos, hay que sentarse juntos sin hablar ni discutir para conectar a un nivel más profundo que el de las palabras. Con mi mujer olvidamos los detalles de la pelea, entramos en contacto el uno con el otro y las cosas se tranquilizan.

Usted sufrió un calvario cuando se atrevió a afirmar que no estamos determinados por nuestros genes.

En aquel entonces, hace 40 años, mis colegas científicos me tildaron de “loco”. Hoy en sus clases enseñan lo que yo descubrí, dicho sea con modestia. Y me dicen: “Bruce, ¿cuándo vas a descubrir algo nuevo?”. De todos modos, lo mejor que pude hacer fue salir de aquella comunidad científica. Aún hoy, desafortunadamente, hay muchos intereses de las compañías farmacéuticas que controlan la investigación.

A las farmacéuticas no les interesa investigar las posibilidades que el propio cuerpo tiene de curarse…

No pueden colocar la energía en una pastilla; no hay nada tangible para vender. Los doctores te dicen: “Toma esa pastilla”; pero no te suelen decir: “Cambia de estilo de vida”. La mayoría de nuestras enfermedades proviene del estilo de vida.

A través de Plano Sin Fin