SANANDO NUESTRAS MEMORIAS ANCESTRALES.

 

Sanando memorias ancestrales – Comunidad Internacional Dragón Rojo

Desde la antigüedad los chamanes controlaban el equilibrio de la Naturaleza, de tal manera que la supervivencia de la tribu estuviera  a salvo. Cazaban lo necesario para vivir.

Para el Chamán, la vida es un camino que implica, desde el momento de su Iniciación una doble búsqueda:

  • Hacia su interior, un viaje al centro de su ser, para encontrar la fuerza y el reconocimiento.
  • Una proyección al exterior, para comunicarse y nutrirse de las energías del cielo y la tierra.

De este doble itinerario nace el poder y la magia, la visión y el compromiso, la vida y la muerte.

La palabra Chamán significa:

  • El que sabe, el inspirado por el espíritu.

El Chamán no es un sacerdote, no es médico ni dirigente, no es gurú ni guerrero, sin embargo puede asumir esas identidades si la ocasión lo requiere.

Actúa como mediador en su cultura.

Su trabajo con las personas consiste en acompañar en su totalidad, teniendo en cuenta el contexto en que cada uno se encuentra.

Ayuda a integrar las fuerzas de la tribu, para que pueda vivir en equilibrio en su entorno.

Un verdadero chamán se ocupa de la persona a nivel físico, espiritual y psicológico para lo cual se prepara conscientemente. Sabe que en su trabajo se relaciona con otras fuerzas y energías que están más allá de este plano. Está capacitado para intervenciones sencillas y complejas.

Como en todos los caminos espirituales, el Chamán empieza por su propia Sanación y así teniendo es experiencia puede curar y sanar a los demás. “Puedo ayudarte, porque yo estuve donde tú estas ahora!.

Cuando tomamos consciencia de nuestros límites, existe la posibilidad de superarlos. Es capaz de percibir la vibración y la luz que constituye el mundo físico en un nivel mucho más elevado. Ahora si es capaz de ayudar a evolucionar a otros y a otras generaciones.

El chamanismo comprende el conocimiento sobre la sanación energética, precede a la sanación física, mental, emocional y espiritual.

Partimos de la dinámica del perdón y la aceptación, fuente y arquetipo de toda sanación.

Cuando acepto mi realidad y estoy dispuesta a dar un paso adelante, estoy despertando en mí todo el potencial  innato que conlleva el ser humano. Estoy generando una nueva realidad, con miles de posibilidades en las cuales yo soy el creador.

El Terapeuta, está para acompañar en ese despertar, en ese nuevo camino que comienza a partir de tu aceptación.

Llevamos memorias sobre nuestras espaldas, experiencias de vida, conflictos, proyectos no realizados.

Es el momento de despertar, de darse cuenta que cerrando cada ciclo, cada acontecimiento de la vida, podemos aligerar la carga y sentirnos libre… Sentir que recuperamos nuestra valía, nuestro  empoderamiento, nuestro equilibrio y bienestar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s