ANATOMÍA Y ESTRUCTURA DE LOS CINCO SENTIDOS DEL CUERPO HUMANO.

En 1760, el filósofo Immanuel Kant propuso que nuestro conocimiento del mundo exterior depende de nuestras formas de percepción. Para definir lo que es “extrasensorial” necesitamos definir lo que es “sensorial”. Tradicionalmente, hay cinco sentidos humanos: vista, olfato, gusto, tacto, y audición. Cada uno de los sentidos consiste de células especializadas que tienen receptores que reaccionan a estímulos específicos. Estas células están conectadas por medio del sistema nervioso al cerebro. Las sensaciones se detectan en forma primitiva en las células y se integran como sensaciones en el sistema nervioso. La vista es probablemente el sentido más desarrollado de los seres humanos, seguido inmediatamente por la audición.  

1- Sentido de la vista o de la visión

El ojo es el órgano de visión. El ojo tiene una estructura compleja que consiste de un lente que enfoca la luz en la retina. La retina esta cubierta por dos tipos de células fotorreceptoras con formas de bastones y conos. Las células en forma de cono son sensitivas al color de la luz y están situadas en la parte de la retina llamada la fóvea, donde el lente enfoca la luz. Las células en forma de bastón no son sensitivas al color, pero tienen elevada sensibilidad a la luz. Los bastones están situados alrededor de la fóvea y son responsables por la visión periférica y la visión nocturna. El ojo está conectado al cerebro a través del nervio óptico. El punto de esta conexión se llama papila o “punto ciego” porque es insensible a la luz. Experimentos científicos han demostrado que la parte posterior del cerebro corresponde con la percepción visual en la retina.

El cerebro combina las dos imágenes percibidas por nuestros ojos en una sola imagen tridimensional. Aunque la imagen en la retina esta invertida por la acción del lente, el cerebro la rectifica y percibimos los objetos en su posición original. Algunos experimentos con anteojos que invierten las imágenes por medio de prismas han demostrado que los sujetos pasan por un período inicial de gran confusión, pero eventualmente perciben las imágenes de forma correcta.

2-      Sentido del oído o de la audición

El oído es el órgano de la audición. La oreja forma el oído externo que sobresale de la cabeza en forma de copa para dirigir los sonidos hacia la membrana timpánica. Las vibraciones se transmiten al oído interno a través de varios huesos pequeños situados en el oído medio, llamados: martillo, yunque y estribo. El oído interno, o cóclea, es una cámara en forma de espiral cuyo interior está cubierto por fibras que reaccionan a las vibraciones y transmiten impulsos al cerebro vía el nervio auditivo. El cerebro combina las señales de ambos oídos para determinar la dirección y la distancia de los sonidos.

El oído interno tiene un sistema vestíbular con tres conductos semicirculares que son responsables de la sensación de equilibrio y la orientación espacial. El oído interno tiene cavidades con un líquido viscoso (endolinfa) y pequeñas partículas (estatolitos) que consisten principalmente de carbonato de calcio. El movimiento de estas partículas sobre las células ciliadas del oído interno envía señales al cerebro que se interpretan como movimiento y aceleración.

El oído humano puede percibir frecuencias a partir de 16 ciclos por segundo, que es un sonido grave muy profundo, hasta 28,000 ciclos por segundo, que es un sonido muy agudo. Además, el oído humano puede detectar cambios de tono tan pequeños como 0.03 por ciento en ciertas gamas de frecuencia. Algunas personas poseen un “oído absoluto”, que es la habilidad de identificar exactamente cualquier nota en la escala musical. Los murciélagos y los delfines pueden detectar frecuencias más altas de 100,000 ciclos por segundo.

3-      Sentido del gusto o de sabor

Los receptores para el gusto son las papilas gustativas que se encuentran principalmente en la lengua, pero también están localizadas en el paladar y cerca de la faringe. Las papilas gustativas pueden detectar cuatro gustos básicos: salado, dulce, amargo, y agrio. La lengua también puede detectar un sabor llamado “umami” por receptores sensibles a los aminoácidos. Generalmente, las papilas gustativas en la punta de la lengua son sensibles a los gustos dulces, mientras que las papilas en la parte posterior de la lengua son sensibles a los gustos amargos. Las papilas gustativas en la parte superior y a los lados de la lengua son sensibles a los gustos salados y ácidos. En la base de cada papila hay un nervio que envía las sensaciones al cerebro. El sentido del gusto funciona en coordinación con el sentido del olfato. El número de papilas varía de una persona a otra, pero mayores números de papilas aumentan la sensibilidad a los sabores. Las mujeres, generalmente tienen un mayor número de papilas gustativas que los hombres. Como en el caso de daltonismo, algunas personas son insensibles a ciertos sabores.

4-      Sentido del olfato o del olor

La nariz es el órgano responsable por el sentido del olfato. La cavidad de la nariz esta forrada por membranas mucosas que tienen receptores olfatorios conectados al nervio olfativo. Los olores consisten de vapores de diversas sustancias. Los receptores del olor reaccionan con las moléculas de estos vapores y transmiten las sensaciones al cerebro. La nariz también aloja una estructura llamada el órgano vomeronasal cuya función no se ha determinado, pero se sospecha que es sensible a las feromonas que influencian el ciclo reproductivo. Los receptores del olor son sensibles a siete tipos de olores primarios que se puedan caracterizar como alcanfor, almizcle, flores, menta, éter, acre (avinagrado) y podrido. El sentido del olfato se pierde a veces temporalmente cuando una persona esta resfriada y la membrana mucosa se inflama. Los perros tienen un sentido de olfato que es muchas veces más sensible que el del hombre.

5-      Sentido del tacto

El sentido del tacto está distribuido por todo el cuerpo. Los nervios en la piel y otras partes del cuerpo transmiten sensaciones al cerebro. Algunas partes del cuerpo tienen un mayor número de receptores nerviosos y, por lo tanto, son más sensibles. Se pueden identificar cuatro clases de sensaciones de tacto: frío, calor, contacto, y dolor. Los pelos en la piel magnifican la sensibilidad y actúan como un sistema de alerta rápida para el cuerpo. Las yemas de los dedos y los órganos sexuales tienen la concentración más grande de receptores nerviosos. Los órganos sexuales tienen “zonas erógenas” que al estimularse generan una serie de reacciones endocrinas y mecánicas que resultan en un orgasmo.

 

Más allá de nuestros cinco sentidos.

Además de la vista, olfato, gusto, tacto, y audición, los seres humanos también tienen los sentidos:

6-  de equilibrio o sensación magnética (BIOMAGNETISMO)

La Mente Universal no sólo es inteligencia, sino sustancia, y esta sustancia es la fuerza de unión que agrupa a los electrones por la ley de la atracción para formar los átomos; los átomos a su vez se agrupan por esa misma ley para formar moléculas; las moléculas adoptan formas objetivas y nos encontramos con que la ley es la fuerza creadora que existe tras toda manifestación, no sólo de los átomos, sino de los mundos, del Universo, de todas las cosas que la imaginación pueda llegar a concebir. El cerebro opera con impulsos electromagnéticos, siendo una actividad del universo y de todo lo existente, tanto como lo es una tormenta electromagnética en la atmósfera o una estrella lejana, e incluso una reacción bioquímica en nuestro cuerpo.

Los seres humanos administran su propia energía magnética, porque nadie puede pensar o sentir por ellos, por lo que son nuestros pensamientos y sentimientos los que crean nuestras frecuencias, dándonos la percepción de unidad y la orientación física respecto al entorno, orientación, dirección, estado, ubicación, posicionamiento, etc…

La equilibriocepción o sentido del equilibrio es la sensación del equilibrio y se relaciona con las tres cavidades semicirculares que contienen líquido en el oído interno, permitiendo la detección de los tres ejes del espacio; arriba-abajo, izquierda-derecha y adelante-hacia atrás.

7- de la presión y de la temperatura (ELECTRORRECEPCIÓN)

La electrorrecepción es la capacidad de percibir los impulsos eléctricos generados por los seres vivos. Es la capacidad de detectar campos eléctricos, y de sentir las presiones de los campos a través del tacto.

La termocepción es tanto la percepción del calor como de su ausencia (frío), que puede considerarse un paso intermedio de calor. Es también el primer del grupo de sentidos no identificados explícitamente por Aristóteles. Existe otra vez un cierto desacuerdo sobre cuántos sentidos representa éste realmente debido a que los termorreceptores de la piel son absolutamente diferentes de los termorreceptores homeostáticos que proporcionan la regulación de la temperatura interna del cuerpo.

8- del dolor (NOCIOCEPCIÓN)

Es la percepción del dolor. Los tres tipos de receptores del dolor son cutáneos (piel), somáticos (articulaciones y huesos) y viscerales (órganos del cuerpo).

Es el proceso neuronal mediante el que se codifican y procesan los estímulos potencialmente dañinos para los tejidos. Se trata de la actividad aferente producida en el sistema nervioso periférico y central por los estímulos que tienen potencial para dañar los tejidos. Esta actividad es iniciada por los nocioceptores, (también llamados receptores del dolor), que pueden detectar cambios térmicos, mecánicos o químicos por encima del umbral del sistema. Una vez estimulado, un nociceptor transmite una señal a través de la médula espinal al cerebro. La nocicepción activa diversas respuestas autónomas que conducen a la experiencia del dolor en los seres vivos que tienen un sistema nervioso.

9- del movimiento o ubicación espacial (PROPIOCEPCIÓN)

Es la percepción del conocimiento del cuerpo o de la situación de las diferentes partes de nuestro cuerpo.

Es el sentido que informa al organismo de la posición de los músculos, es la capacidad de sentir la posición relativa de partes corporales contiguas. La propiocepción regula la dirección y rango de movimiento, permite reacciones y respuestas automáticas, interviene en el desarrollo del esquema corporal y en la relación de éste con el espacio, sustentando la acción motora planificada. Otras funciones en las que actúa con más autonomía son el control del equilibrio, la coordinación de ambos lados del cuerpo, el mantenimiento del nivel de alerta del sistema nervioso central y la influencia en el desarrollo emocional y del comportamiento.

10- y la percepción del tiempo (CRONESTESIA)

Es la habilidad de percibir el pasado, presente, y futuro, y de trasladarse mentalmente a través del tiempo subjetivo, y es algo a lo que los humanos se adaptaron como una forma de avanzar en su supervivencia.

Si bien muchos pueden describirlo como únicamente humano, otros argumentan que esta habilidad puede trascender incluso a los humanos, pudiendo aparecer episodios en animales y plantas. Los mecanismos del viaje en el tiempo mental no son del todo claros, ya que hay un nivel de oscuridad y complejidad al tratar de medir si alguien se sometió a un viaje mental en el tiempo o no. Sin embargo, se han realizado estudios para trazar las áreas del cerebro que puede ser responsable del viaje en el tiempo mental.

Algunas personas pueden ir más lejos como para decir que es una habilidad esencial para los seres humanos. Parece haber cierta confusión acerca de las definiciones de la memoria episódica, memoria para el futuro, y viajes en el tiempo mental. La memoria episódica implica la proyección de uno mismo en el tiempo y recordando muchos aspectos de las experiencias anteriores. Viaje en el tiempo mental es más robusto en la planificación para el futuro que para re-experimentando eventos pasados. Esto tiene sentido ya que es el presente y el futuro, y no solo el pasado el que se representa en la materia. Por lo tanto, el viaje mental en el tiempo implica tanto el pasado, como el futuro, mientras que la memoria episódica sólo aborda mentalmente viajar al pasado.

En cuanto a la memoria para el futuro, esto es realmente una subcategoría de viaje en el tiempo mental.

    …y entre todos…hacen uso coordinado de múltiples órganos sensoriales. El sentido de equilibrio se mantiene por una interacción compleja de la vista, de los sensores propioceptivos (que son afectados por la gravedad y estiran los sensores en los músculos, la piel, y las articulaciones), del sistema vestibular del oído interno, y del sistema nervioso central.

Cualquier señal en el sistema y su integración con el cerebro (SNC) nos brinda la informacion requerida para manejarnos en el plano fisico, nuestro mundo…percibido a traves de nuestros 5 sentidos fisicos o ¿10?…

Fuente:  Comunidad Dragón Rojo

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s