SANACIÓN PRÁNICA, (El Arte de Sanar con las Manos)

sanacion-pranica-rukalihuenclLa sanación Pránica se basa en la estructura total de cuerpo humano. Todo el cuerpo físico del hombre está compuesto realmente por dos partes: el cuerpo físico visible y el cuerpo energético que no se ve o invisible, llamado: cuerpo bioplásmico. El cuerpo físico visible es la parte del cuerpo humano que vemos, tocamos y con la que estamos muy familiarizados. El cuerpo energético, invisible y luminoso. La sanación Pránica es un arte y una ciencia de la antigüedad, relacionados con la sanación, y utiliza el prana, ki o energía vital para sanar todo el cuerpo físico, a través del cuerpo energético.

Fundamentalmente hay tres fuentes principales de prana: el prana solar, el prana del aire y el prana del suelo. El prana solar, es prana procedente de la Luz del sol. Vigoriza a todo el cuerpo y promueve la buena salud. El prana contenido en el aire se llama prana del aire o glóbulo de vitalidad del aire. El prana del aire es absorbido directamente por los centros de energía propios del cuerpo bioplásmico. Estos centros de energía se llaman chakras.

Al prana contenido en el suelo se lo denomina prana del suelo o glóbulo de vitalidad del suelo. Este se absorbe a través de la planta de los pies y se efectúa automática e inconscientemente. El hecho de caminar descalzo aumenta la cantidad de prana del suelo absorbido por el cuerpo. Las plantas y los árboles absorben prana de la luz del sol, del aire, del suelo y del agua ( el alimento fresco contiene más prana que los alimentos en conserva).

Cuando el cuerpo está enfermo o sufriendo, la fuerza de vida y el campo energético del cuerpo están afectados. Con Sanación Pránica podemos limpiar el aura y los chakras de la persona enferma haciendo que el cuerpo energético se recargue y fortalezca, reponiendo de esta manera la vitalidad del organo, el cuerpo físico, emocional y mental según sea necesario.

El toque físico no es necesario porque el practicante trabaja en el cuerpo energético, donde la dolencia aparece primero. El proceso de limpieza y energización es tan simple que puede ser fácilmente aprendido y practicado por cualquier persona.
Como un Arte y una Ciencia, PRANIC HEALING fue ampliamente practicada en antiguas civilizaciones en China, Egipto e India.

La Sanación Pránica está siendo actualmente practicada por médicos, enfermeras, masajistas, acupunturistas, quiroprácticos, practicantes de shiatsu, y muchos otros dentro y fuera del campo de la salud.

En las palmas de las manos hay centros de energía llamados chakras. A través de simples ejercicios, enseñados en el Curso Básico, estos chakras serán activados. Una vez activados se volverán sensibles para sentir las energías de otros y las propias. Se puede explorar el campo energético o aura, para localizar bloqueos y/o fugas energéticas, y limpiar, energizar y revitalizar el área con nueva energía.

Fuente: Comunidad Dragón Rojo

Anuncios

COMPLEMENTAR LA BIOENERGÍA CON LAS CONSTELACIONES FAMILIARES…

527062_4323713451898_923620553_n

El mundo de las Constelaciones es inmensamente amplio, de hecho se puede constelar cualquier cosa, arquetipos, cristales, sueños… y yo ahora recién aplico esta terapia sistémica en la Bioenergía.

Cuando una persona viene a una sesión de Bioenergía. nos podemos ayudar perfectamente con las constelaciones, cómo?, en mi caso y es solo una pequeña pincelada, constelo la emoción más destacada, un órgano o un sistema y también constelamos un chakra.  Todo según el momento y el estado de la persona receptora.

Los resultados son espectaculares y la respuesta más rápida.

Gemma Fernández García

Terapeuta en Bioenergía y Consteladora Familiar.

 

 

7 Son los Sellos de Salomón, 7 los Colores del Arco Iris y 7 también los chakras en el cuerpo físico…

 

FacebookQue curioso y sabio es el Universo, el Universo que es pura geometría…

Hace ya algunos sueños en mis inicios, mientras me aplicaban la terapia de bioenergía, tuve una visión, una visión que tenía que ver con 7 llaves, unidas en un mismo llavero, llaves antiguas, viejas… y siete celdas con barrotes, antiguas muy antiguas…

Aunque pueda parecer obvio, en ese momento entendí muy poquito, lo más externo.

Pasaron los años, comencé a trabajar como Terapeuta en Bioenergía y de vez en cuando el recuerdo de esa visión volvía a mi mente…

Un día decidí que necesitaba un nombre, un nombre distinto, que me vibrara profundo y entonces lo vi… ¡ me iba a llamar La Séptima Llave”, pero me seguía faltando algo, así que esperé me llegara la respuesta, y ésta llegó…”La séptima Llave” la séptima eres tú.

Paseando un día por una calle, me paré ante el aparador de una tienda y mi sorpresa fue increíble cuando vi que tenían a la venta un manojo de llaves antiguas, como oxidadas por el paso del tiempo pero sólo contenía 6 llaves, el corazón se me aceleraba por momentos…, así que decidí entrar a preguntar y… salí con el manojo de llaves en una bolsa.

Fuí entendiendo que cada una de esas llaves abre cada una de nuestras puertas, portales o chakras, que todos somos poseedores de esas llaves y que lo único que necesitamos es que alguien nos acompañe y esté a nuestro lado en cada momento de abertura de una puerta…

Entendí que yo por supuesto tengo esas 7 llaves, como todos, pero era muy importante para mi el símbolo de la séptima porque al márgen de mis siete llaves si no tengo “esa” es decir TÚ, mi labor no se realiza, es por eso que el nombre definito que elegí es “LA SEPTIMA LLAVE TÚ”.

Bien ya conocéis la historia, la emoción el sentimiento que movió todo eso no lo puedo explicar, hay que sentirlo, atravesarlo…, pero si os comparto parte de mi…, es por eso que me considero más que Terapeuta, Acompañante.

Y cada vez que abrimos una puerta, borramos una memoria de dolor, de sufrimiento…, resignificando así las nuevas memorias basadas en las experiencias.

Un Fuerte Abrazo.

Gemma Fernández García

 

 

¿QUÉ ES UNA MUJER MEDICINA?

Es aquella mujer que se sana y sana su pasado!

Es aquella que se ha reconciliado con su sangrado femenino!

Es quien entiende la importancia de sanar su linaje y abrazarlo amorosamente!

Es quien no solo ha sanado, aprendió en el proceso y recordó su legado ancestral!

Es aquella que exalta sus saberes y sus experiencias transformando en sabiduría!

Es aquella que entiende del tiempo y mira las cosas con profundidad y anhelo!

Es quien puede trasmutar el sufrimiento, las lágrimas y el dolor por entendimiento!

Es quien guía sin prisa a su Ser, permitiendo que el Universo le revele sus secretos!

Es quien usa el poder de lo manifiesto e inmanifiesto en lugar del esfuerzo simple!

Es quien viene a sanar y servir, a conocidos y desconocidos… a su familia cósmica!

Es quien encuentra y enseña lo divino en la manifestación del Universo!

Es quien es una con su divinidad y con la tierra, respetando todo lo que le rodea!

Son aquellas mujeres que miran la vida con amor, con generosidad, que saben de perdón, que viven con gratitud, que practican la misericordia y la compasión!

Son mujeres que danzan y cantan, que pintan y enseñan, que sanan con cada una de sus manifestaciones, porque cada manifestación de ellas es una medicina para alguien, en inspiración en entrega en abundancia y en sabiduría!

Océano Luz

A través de: FACTOR DIFERENCIAL

TU CUERPO SABE LA RESPUESTA

mariposa en espaldaTU CUERPO SABE LA RESPUESTA

Cuando tienes un problema y encuentras la solución, ¿sabes cómo llegaste hasta ella? ¿Alguna vez has sido consciente del proceso que llevas a cabo para sentirte aliviado? Parece que las experiencias positivas no nos ayudan a mejorar nuestro proceso interno porque, raras veces, tomamos conciencia de lo que hacemos en estos felices momentos de autoexploración. Tal vez, por eso es que tenemos tendencia a ofuscarnos en el problema, dándole vueltas una y otra vez a las mismas ideas y cayendo, por tanto, en las mismas sensaciones conocidas. ¿Te suena? Pues eso puede acabarse hoy. En este post voy a explicarte en qué consiste el focusing, un proceso de seis pasos que puede ayudarte a entender de forma detallada el proceso de cambio positivo y efectivo que está ocurriendo en tu interior. ¿Quieres saber más?

En el libro de esta semana “Tu cuerpo sabe la respuesta”, Martin Siems nos cuenta como el psicólogo y filósofo americano Gene Gendlin, quién acuño el término focusing, observó que los clientes que tenían éxito en sus terapias y experimentaban cambios positivos en su vida, parecían expresarse y escucharse a sí mismos de forma distinta a los clientes que no avanzaban en sus terapias. Curioso ¿verdad?

Focusing es la descripción de un proceso básico de cambio en nuestras vivencias, que nos ayuda a enfrentarnos a un problema, a una situación difícil o a buscar una solución creativa. Podemos utilizar este proceso de focusing tanto para solucionar problemas personales como para vivir nuestro entorno de forma más consciente, para lograr una comunicación más abierta y consciente con los demás o para iniciar el camino hacia una mayor realización personal. Para expresarnos o para solucionar problemas de forma creativa, así como en el campo artístico. Focusing aumenta la capacidad de vivir la vida desde el centro de uno mismo, y esto, a su vez, aumenta la satisfacción personal, así como la capacidad de actuar adecuadamente en todo tipo de situaciones. Se trata de ponernos en contacto con la sabiduría interna, que podemos percibir con y en nuestro cuerpo, y hacernos independientes de autoridades externas o de nuestro propio sistema de creencias.

El postulado principal que rige al Focusing dice: Para que nuestro interior se mueva y cambie, tenemos que entrar en contacto con una forma de vivencia que se encuentra detrás de las palabras, las imágenes, las sensaciones corporales y las emociones. Gendlin llama a esta cualidad de la experiencia “felt sense”, una sensación vaga e indefinida hacia una cosa, un problema, una persona o una situación, que podemos sentir de forma global en nuestro interior. Piensa, por ejemplo, en una persona. ¿cómo vibra tu cuerpo cuando piensas en ella? Esa resonancia corporal es la sensación sentida (“felt sense”), de la que hablaré posteriormente en el paso número 2.

A continuación te explico de forma breve los pasos a seguir y que constituyen el proceso de focusing: 

  1. DESPEJAR UN ESPACIO. Es posible que si no tienes mucha práctica a la hora de escuchar esta guía interna que es tu cuerpo, te cueste tomar conciencia de la experiencia interna, y tus emociones y pensamientos estén mezclados con imágenes, sensaciones, preocupaciones, distracciones… y todo parezca un caos. Para ello el focusing propone un primer paso: dejar un espacio. Consiste en introducimos en un estado que nos ayude a contemplar nuestra experiencia interna de forma relajada y con una actitud de aceptación. Procura, de la forma que mejor te vaya, crearte un buen espacio para tu experiencia interior, y percibirla con calma y tranquilidad. En el libro se describen tres ejercicios de respiración y conciencia corporal que pueden ayudarte.
  2. SENSACIÓN SENTIDA. Después de haberte creado un espacio, busca un tema o un problema sobre el que quieras hacer Focusing. Puedes describirlo brevemente y definirlo y buscar, en este segundo paso, la resonancia que produce el tema en tu cuerpo (felt sense). Siente tu zona del estómago y el pecho y observa la resonancia corporal que se crea. Permanece con esta sensación vaga e imprecisa. Simplemente, estate con ella y siente tu respiración.
  1. ASIDERO. El tercer paso consiste en hacer surgir de la sensación sentida (felt sense), una palabra, una imagen o una frase que encaje con ella. De esta manera tratamos de explicitarla. Pero en este tercer paso, la palabra o la imagen no expresarán todavía de forma concreta el felt sense. Solamente buscamos una descripción provisional del conjunto de la sensación. No le impongas un asidero a tu felt sense, sino espera con paciencia hasta que éste venga por sí solo.
  1. En el cuarto paso comparamos el asidero con la sensación sentida. Comprobamos si la palabra o la imagen coinciden realmente con ella. Esto significa que nos volvemos a decir internamente el asidero que habíamos encontrado (palabra, imagen) y de nuevo escuchamos la reacción de nuestro felt sense. Nos deberíamos tomar por lo menos un minuto de tiempo para retomar el contacto con la sensación sentida.
  2. Quizás se cree un cambio interior sentido, un notable alivio o, tal vez, cambie el asidero y surjan nuevas palabras o imágenes que encajen mejor. Si hemos sentido ya un gran alivio y un cambio en el paso anterior, podemos ir directamente al paso 6. Si no ha ocurrido de forma satisfactoria, podemos plantearle al felt sense preguntas abiertas. Le preguntamos: “¿Pero quién eres?”, “¿Qué otras cosas puedes contar sobre ti?”. A continuación, esperamos a ver qué respuestas surgen por sí solas. Para ello, nos tenemos que tomar un tiempo. Las respuestas que llegan de inmediato suelen provenir de la cabeza y no del cuerpoNormalmente, son las respuestas archiconocidas que no producen cambio. Sólo las respuestas del cuerpo, que se crean en el aquí y el ahora, producen un cambio.
  3. Ahora queremos aceptar el pequeño cambio con agradecimiento y percibirlo con claridad. ¿Cómo siento esto exactamente en mi cuerpo? ¿Qué palabra o imagen serviría para acordarme más adelante de este estado positivo? Seguramente sientas la tentación de analizar todo inmediatamente, hacer planes para la siguiente tarea y romperte la cabeza sobre dónde y por qué no ha habido cambio en algún sitio. Acéptalo, pero de momento, deja a un lado estos intentos. Simplemente, acoge con agradecimiento el cambio ocurrido en tu sensación corporal.

Como has podido comprobar, el focusing es como si contempláramos minuciosamente, como por un microscopio, el proceso de la comunicación con uno mismo, lo seccionáramos y lo dividiéramos en pasos sueltos. Después del paso 6 puedes continuar con focusing, empezando de nuevo con el paso 2 o ampliar el paso 5 “Preguntar”. Puedes seguir trabajando tanto como te lo permita tu tiempo o hasta que notes un alivio que te satisfaga. Generalmente, una vez que adquieras práctica bastan 1-2 minutos, para crear un espacio y extraer las cosas, para obtener mayor claridad y sensación fresca.

También puedes intentar lo siguiente: busca un tema de tu elección, forma el felt sense y expresa éste con medios creativos, por ejemplo, dibujándolo con ceras o pinturas, modelándolo con arcilla o utilizando un instrumento musical.

Ahora ya sabes cómo puedes experimentar sensaciones positivas de forma más clara, plena y corporal. ¡A por ello!

TERAPIA DE BIOENERGÍA

images (7)TERAPIA DE BIOENERGÍA

Muchas personas me preguntan:  ¿Qué es la Bioenergía? ¿En qué consiste? ¿Desde cuando existe?…

Desde siempre!!!, es tan antigua como la vida misma, es la Energía de la Vida y consiste en retomarla de nuestra memoria ancestral y reaprender a utilizarla y a fluir con ella, a fluir con la vida…

Hace muchísimos siglos las personas vivíamos en armonía con Gaia (La Madre Tierra) y açun hoy en confines lejanos donde la civilización aún no ha “civilizado” lo suficiente, tribus enteras siguen las pautas y los ritmos de la Madre, están en armonía con Ella y respetan sus ciclos.

Cada uno de nosotros somos en sí mismo una pequeña Gaia, somos hijos de la Tierra, somos uno de sus frutos… pero lo hemos olvidado…, la Bioenergía nos ayuda a recordar, a sintonizarnos con nuestra memoria más antigua, a “sentirnos” y a respirar con toda la libertad que nos merecemos que es nuestra y que hemos ido ocultando bajo toneladas de preocupaciones, de condicionantes, de educación…, de sufrimiento…

La Bioenergía es simplemente reaprender de nosotros mismos y utilizar lo que ya tenemos y no recordamos…

Recordad… Si habéis tenido hijos o los tenéis ahora… son chiquitos… ante una caída, un arañazo, un susto… ¿No habéis abrazado, acariciado y no habéis susurrado en sus oídos palabras amorosas, calmantes, dándoles amor y confianza y permitiendo que expresen cualquier sentimiento que sientan? ¿No habéis soplado sobre una heridita? ¿No los habéis abrazado?…

Esos son recuerdos ancestrales impresos en vuestras almas de hace siglos cuando se sanaba utilizando las propias energías de cada cual y se estaba en sintonía con las Leyes del Universo, las mismas que utilizan aún hoy en día los Sanadores, Chamanes, Brujos (en el buen sentido). TODOS SON SANADORES, pero lo más hermoso es que cada uno de nosotros SOMOS SANADORES DE NUESTRA PROPIA VIDA., El Sanador, Terapeuta o Acompañante (a mi personalmente me gusta Acompañante porqué eso es justamente lo que hacemos: ACOMPAÑAR) Somos unicamente el vehiculo que la Vida pone a nuestra disposición para que a través de él o ella, podamos conectar con nuestra esencia, con nuestro YO y así pasamos a ser Sujetos Activos en lugar de seguir siendo Sujetos Pasivos, pasamos a ser totalmente responsables conscientemente de Nuestra Vida.

La Bioenergía y quien la practica nos acompaña a recorrer el camino por nuestro interior e ir conectando y reconectando con todos y cada uno de nuestros chakras o centro energéticos, nos ayuda a encontrar la llave de todas y cada una de esas puertas…, la 1ª…, la 2ª…, la 3ª puerta…, la 4ª… la 5ª…, la 6ª… y por fín la 7ª puerta… Ahí ya somos lo que siempre hemos sido y nos convertimos en la 7ª Llave porqué ya somos nuestra Totalidad.

Vivimos tiempos convulsos que nos afectan a tod@s de diferentes maneras, unos a nivel más terrenal y físico y a otros a niveles más de conciencia en general, pero ninguno es mejor ni peor que el otro, cada cual vive como le toca vivirlo aún que no lo sepamos o no entendamos…

La vida siempre tiene la respuesta y esa respuesta está en nosotros porqué nosotros somos Vida, sólo hay que buscarla… De ti depende…

Hemos nacido para ser felices y estar sanos, pero nos han hecho creer que la vida es sufrimiento y que cuesta lágrimas…, deberíamos aprender a bailar la danza que la vida pone ante nosotros, a sintonizar con su música y a sacar lo positivo que toda situación esconde…

Si quieres… puedes…

Gemma

Terapeuta-Acompañante en tu camino hacia ti mismo.

UN VIAJE FANTÁSTICO A TRAVÉS DE LOS CHAKRAS

viaje a traves de los chakras Parte de este texto es de Rafael Alcaz González, simplemente he retocado y ampliado algunos puntos ya que me pareció de una exactitud genial y que yo comparto.

Un viaje fantástico a través de los chakras:

EL siguiente viaje fantástico también puede considerarse como una meditación dirigida en la que se abre la puerta que conduce a las propias imágenes y vivencias interiores. El texto lo hemos dictado en cinta acompañado de una música adecuada y especialmente compuesta para este fin; la cinta es Chakra Meditación («Meditación por los chakras») (Editorial Windpferd Verlag, 1990). También puedes dictarlo tú mismo en una cinta o hacer que te lo lea en voz alta un compañero, un amigo o una amiga. Debe leerse con lentitud, haciendo breves pausas entre frase y frase y otras pausas mayores entre párrafos, que terminan con puntos suspensivos. También es muy hermoso hacer este viaje en grupo e intercambiar después las experiencias.

El texto está articulado para permitirte también extraer aislados los pasajes de cada uno de los diferentes chakras, en caso de que prefieras trabajar preferentemente sobre un determinado centro energético. La observación que figura al principio relativa a la respiración y a la entonación final debe tenerse siempre en cuenta a lo largo de este viaje fantástico.

Un aroma sutil que provenga de una lamparilla o de una barrita de incienso puede potenciar las vibraciones de las piedras preciosas.

Pon los medios para que no te molesten durante la meditación. La estancia debe estar agradablemente caldeada, sería bueno que tuvieras a mano una manta. Túmbate cómodamente y evita cruzar las piernas durante todo el viaje fantástico, pues tal posición obstaculizaría el libre flujo de las energías (una excepción es la postura del loto).

La meditación provocará una suave apertura y activación de tus chakras. Pueden aparecer reacciones curativas, disolverse energías estancadas y hacerse conscientes sentimientos y sensaciones relegados. Acepta cuanto ocurra, sin rechazar nada. Confíate interiormente a la fuerza curativa natural. Durante el viaje fantástico no necesitas hacer nada. Limítate a seguir las palabras que oirás. No te esfuerces en imaginarte de forma particularmente clara las imágenes y sensaciones prefijadas. Tampoco intentes interpretar intelectualmente el texto, puesto que las palabras tendrán su efecto en otros planos de tu ser. Simplemente, deja que surjan en ti las ideas, pensamientos y sentimientos que se relacionen por sí mismos con las palabras pronunciadas. Haz patente esta actitud interior siempre que inicies este viaje fantástico.

Ahora, cierra los ojos y observa durante un rato tu respiración. Limítate a observarla, sintiendo cómo viene y va, sin pretender influir sobre ella. Con cada aliento te irás relajando, hundiéndote más y más profundamente en un estado de agradable sosiego y de paz interior…

• Dirige tu atención al primer centro energético, que se abre hacia abajo entre el ano y los genitales. Permanece allí, sin intenciones, sin expectativas. Tu concentración provoca una suave activación del chakra Raíz o “Sacro” (MULADHARA). Sientes cómo comienza lentamente a girar. Una energía cálida y pulsátil fluye hacia él. En su interior va surgiendo paulatinamente una intensa y clara luz roja. A intervalos, tu primer chakra va imbuyendo su energía en tu cuerpo, cada vez más profundamente. La sangre la transporta a todas las células, y las va llenando de un calor apacible y de fuerza vital original. Te abandonas completamente a este flujo pulsátil de pacífica energía…

Ahora, siente cómo va abriéndose cada vez más tu centro radical, y cómo la energía siempre fresca de la tierra va fluyendo e introduciéndose en tu cuerpo. Sigue a esta energía hasta su origen, cada vez a mayor profundidad en la tierra, hasta su centro, que resplandece con la misma luz roja intensa que tu primer chakra. A través de los diferentes estratos de la tierra, un flujo de energía continua avanza desde el núcleo más íntimo de nuestro planeta madre hasta tu chakra raiz. Experimentas una fuerza oculta que habita la tierra…

Tu cuerpo fue formado de esta fuerza de la tierra, la fuerza que lo mantiene y nutre. Es la misma energía que formó los paisajes de nuestra tierra, los, cuerpos de las plantas, de los animales y de los hombres. Ahora estás unido en lo más íntimo con la tierra y sus criaturas. Sientes en ti el pulso de la fuerza viva que habita en ella. Amparado en el ciclo de la tierra viva te confías plenamente a sus energías protectoras, nutrientes y curativas…

Cuando retornas de este viaje interior permaneces unido a la fuente de la energía vital invencible, que fluye incesantemente en ti a través de tu chakra raiz. Estás en la vida tranquilo y relajado, lleno de agradecimiento y amor hacia este maravilloso planeta que es tu hogar.

• Mientras el pulso de la fuerza de la tierra continúa fluyendo a través tuyo, deja que tu concentración se encamine a tu segundo chakra, que se abre hacia delante un palmo por debajo del ombligo, (SVADHISTANA) Limítate a percibir esta zona, sin expectativas, sin metas. Tu concentración activa el segundo chakra. Sientes en él un sutil movimiento de giro. Es más fluido y vivo que en el chakra raiz. Se siente como un torbellino de agua caliente y viva, como una danza de energía fluida que da vueltas sin parar. Con cada giro que completa se intensifica en tu interior una luz anaranjada. Sus vibraciones se propagan por tu cuerpo recorriéndolo en círculos cada vez mayores, se unen con la circulación de tu sangre y con el purificador flujo de su linfa. Tu cuerpo se convierte en un fluir único y vivo…

La energía fluida continúa propagándose, emana de cada uno de tus poros hasta rodearte e inundarte por completo. Te envuelve, te rodea en una caricia, te lleva y te mece suavemente. Sientes un hondo recogimiento y te vas entregando cada vez más a la caricia y el acunar de esa agua de la vida tu alma va abriéndose cada vez más a su fuerza purificadora y fecunda. Los canales obstruidos se abren, se despiertan los sentimientos olvidados. Nueva vida fluye por doquier hacia ti…

Ese fluir vivo va extendiéndose más y más dentro de ti, se convierte en un mar cuyas cálidas aguas te mecen y transportan amorosamente. Sobre ti se cierne un cielo inmenso. En el horizonte emerge una aurora de color naranja que inunda el cielo y el mar de luz con reflejos dorados y anaranjados. Es como si hubieras despertado a la primera mañana de un nuevo mundo. Un profundo sentimiento de felicidad te inunda, se expande en olas sobre la creación. Sientes que es la misma vida fecundadora de la creación la que fluye a través tuyo. La vida dentro de ti comienza a fluir con la vida de la creación. Te abandonas confiadamente a este flujo de la vida…

Cuando retornas de este viaje, quedas unido a la fuente de la vida fecundadora que hay en ti. Estás abierto para la fuerza procreadora y engendradora que te inunda y rodea.

• Mientras el agua de la vida continúa fluyendo a través tuyo, haz que tu concentración se encamine hacia el tercer centro energético, (MANIPURA) que se abre hacia delante unos centímetros por encima de tu ombligo. Permanece allí sin intenCiones, sin metas. Tu concentración provoca una suave activación del chakra del plexo solar. Ahí sientes el estado personal de tu fuerza. Acéptalo como es. Tu aceptación relaja el tercer chakra poco a poco. Comienza a girar con una energía cálida y vigorosa. Las vibraciones giratorias hacen surgir en su interior una luz dorada y brillante. Su brillo va aumentando paulatinamente, como la luz de un sol naciente. De ella surge una radiación cálida que va llenando tu cuerpo más y más con su luz benefactora.

El dorado calor te inunda. Relajado y complacido, te abandonas a ese soleado brillo. La luz ilumina hasta la más recóndita zona de tu alma, llenándote de transparencia y claridad. Las sombras se disuelven. Desde el centro, situado en mitad de tu cuerpo, la luz soleada irradia todo tu ser, hasta que sólo moran en ti la paz, la fuerza y la plenitud dorada…

Irradia más allá de tu cuerpo, te envuelve en una corona de luz vibrante y envía su iluminación al mundo. Tu tercer chakra se convierte en un sol que irradia el esplendor más claro, se convierte en una fuente inagotable de calor que da la vida, de fuerza y de luz…

Cuando retornas de este viaje, ordenas tu vida a partir de este centro luminoso de paz y fuerza, partiendo de tu centro interior. La luz que hay en ti irradia al mundo y aporta plenitud y, brillo en todos los planos. Tú permites convertirte en un centro radiante para los hombres, animales y plantas, para todo cuanto te rodea.

• Mientras el cálido y soleado brillo continúa llenándote, dejas que tu concentración se encamine al centro del corazón, (chakra Cardíaco o ANAHATA) que se abre hacia delante en el centro del pecho, a la altura del corazón. Limítate a percibir esta zona, sin expectativas, sin metas. Tu concentración activa- el chakra del corazón, que comienza a vibrar con suaves ondas de energía giratoria. La suavidad de su vibración hace surgir en su interior un resplandor de color Verde, para este chakra se utiliza también el color rosa. Se siente como una delicada flor de luz embutida en una corona de hojas verdes. Mientras tu atención continúa vagando por ella, sientes como esa flor comienza lentamente a abrirse sin parar, hasta revelar en su centro un corazón de luz dorada. De la flor de tu chakra cordial emana una radiación amorosa que te envuelve en una vibración de amor y armonía. Te sientes como llevado por tiernas manos angelicales con espíritu amoroso hasta el último de tus tendones. Te vas abandonando a esta suavidad y a esta amorosa comprensión…

Ahora sientes como del centro dorado de tu corazón emerge una honda alegría, una sonrisa, una felicidad interior. Es como si de allí surgiera el sonido de una maravillosa música. Sus vibraciones se van propagando más y más dentro de tu cuerpo, despertando sus melodías.

Resuenan en tu alma, la llenan de amor y armonía. Llenan el espacio que te rodea, sus vibraciones se introducen hasta las profundidades de la creación. Y por doquier retorna a ti, como una respuesta, el sonido de una música que se unifica con la música de tu corazón en una sinfonía perfecta.

Abre una puerta a otro plano del mundo: experimentas como una vibración de amor y alegría recorre toda la creación. Vibras en conjunción con todo lo creado en esa música de amor divino que todo lo penetra…

Cuando retornas de este viaje, ya no estás solo. A través de tu chakra del corazón permaneces para siempre unido con el corazón más íntimo de todas las cosas.

• Mientras la música de tu corazón continúa resonando en ti, deja que tu concentración se encamine a tu centro del cuello, que presenta una abertura hacia delante, y una menor hacia atrás (Chakra LARINGEO o vishuddha).

Limítate a percibir esta zona, sin expectativas, sin metas. Tu concentración activa el chakra del cuello.

Sientes cómo comienza a vibrar con una energía infinitamente sutil que gira. La libertad de su frecuencia hace surgir en su interior una luz azul clara transparente y resplandeciente. Es la vibración de la vastedad azul del cielo, que aquí mora en ti. Entonces permites que esta vibración transparente y luminosa vaya difundiéndose dentro de ti hasta que llena todo tu ser…

La luz va haciéndose en ti más brillante y ensanchándose, libre e ilimitada como la bóveda celeste. Tú cedes todo el espacio que existe en tu mundo interior y exterior, al igual que el cielo infinito permite en sí la vida de todas las estrellas, planetas y astros. Todo en ti y en tu vida recibe su sitio, cosas que perecen y surge lo nuevo, y tú permites esta danza de la vida en la maravillosa infinitud que es tu auténtico ser…

Todo puede ser como es, todo puede ir y venir. En esta libertad y amplitud de tu conciencia te sientes sano y completo. Un claro sentimiento de felicidad vibra en ti a través de la ancha bóveda celeste. Y tú mismo permaneces en silencio, al acecho solo de cuanto escuchas en tu espacio infinito. Te dejas convertir en un canal para los mensajes que recibe tu alma más Intima…

Cuando retornas de este viaje, llevas en ti la luz de la inmensidad del cielo. Te aceptas tal como eres y dejas fluir libremente hacia el exterior las energías.

• Mientras perdura en ti la infinitud luminosa y transparente, haz que tu imaginación se encamine hacia el centro frontal, (Chakra Frontal, 3er. Ojo o AJNA), que se abre hacia delante en el centro de la frente, justo encima de las cejas. Limítate a percibir esta zona, sin intenciones, sin metas.

Tu concentración activa el chakra frontal. Observas como comienza a girar y a vibrar. Sus vibraciones son tan sutiles que apenas se perciben, y hacen surgir un sentimiento de vivo silencio. De la profundidad de este silencio comienza a brillar paulatinamente una luz añil transparente. Es la luz de una noche profunda con su oculta vivacidad en la infinitud del espacio. Introdúcete con tu percepción en esta luz, deja que su apacible brillo vaya penetrando tu conciencia…

Cuanto más tiempo permanezcas concentrado en la luz añil, más profundos y sutiles experimentarás los planos de su radiación. Su vibración te serena, te hace receptivo y te amplía. El silencio en ti es cada vez mayor. Los pensamientos retornan a la superficie de tu espíritu. Tu conciencia se llena plenamente de la radiación serena de la tranquila luz. Te vas hundiendo más y más en la paz azul y te nutres de la fuente omnipresente de esa luz, del origen del que mana. Es una zona de perfecto silencio dentro de ti, en la que tú permaneces también en completo silencio, con absoluta concentración. En este plano sosegado del ser habita un saber que viene a ti como intuición, en imágenes, sonidos, sensaciones o intuiciones inmediatas. Aquí estás unido con la inteligencia, cósmica, te abres al espíritu universal que actúa en ti y en toda la creación…

Cuando retornas de este viaje, atraviesas la vida con una verdad mayor, con una silenciosa franqueza por la verdad oculta tras las manifestaciones exteriores del mundo.

• Mientras perdura en ti el profundo y receptivo silencio, deja que tu atención se encamine hacia el chakra corona (SAHASRARA), que se abre hacia arriba encima de tu cabeza y en el centro. Permanece allí sin intenciones, sin metas. Tu concentración va abriendo con absoluta lentitud esta puerta, que irradia una luz transparente de color blanco/dorado. Es como si pisaras un lugar sagrado, un templo de luz  que se abre hacia arriba. Y en la abertura se vierte una nueva luz blanca y radiante que encierra simultáneamente todos los colores. Como una ducha rocía su bendición sobre ti. Todos tus poros se van abriendo, la van absorbiendo hasta que te llena completamente…

Es una luz sin límites ni tiempo. Notas que desde su inicio ilumina tu interior como si fuera el corazón más Íntimo de toda la creación. En esta luz perfecta eres uno con el ser divino omnipresente. Su brillo es absolutamente sereno y contiene toda la música.

Está lleno de paz, como el instante de la salida del sol, y, sin embargo, oculta toda la danza de la vida; en su infinita presencia. Paz en esa luz para dar y tomar. Aquí estás en casa, aquí has llegado a la meta de tu viaje…

Algo de esa luz continuará brillando para siempre en ti. Deja que ilumine con su brillo tu vida y tu mundo.

• Ahora dirige tu concentración a tu cuerpo. Respira algunas veces profundamente, estírate y desperézate hasta que te encuentres otra vez aquí y ahora… Tómate tu tiempo antes de abrir lentamente los ojos…

Algo de tus vivencias continuarán resonando en ti y cambiarán tu vida. Pero ese cambio ocurrirá por sí solo. Acéptalo sin forzar. Cada vez que lo sientas puedes iniciar de nuevo este viaje. Pero deja a tu alma tiempo suficiente para procesar e integrar estas vivencias. Tu viaje será un poco distinto cada vez. Si lo realizas regularmente, tus experiencias serán más profundas y claras con el paso del tiempo y se realizarán cada vez más en la vida diaria.

TERAPIA DE BIOENERGÍA

Muchas personas me preguntan:  ¿Qué es la Bioenergía? ¿En qué consiste? ¿Desde cuando existe?…

Desde siempre!!!, es tan antigua como la vida misma, es la Energía de la Vida y consiste en retomarla de nuestra memoria ancestral y reaprender a utilizarla y a fluir con ella, a fluir con la vida…

Hace muchísimos siglos las personas vivíamos en armonía con Gaia (La Madre Tierra) y açun hoy en confines lejanos donde la civilización aún no ha “civilizado” lo suficiente, tribus enteras siguen las pautas y los ritmos de la Madre, están en armonía con Ella y respetan sus ciclos.

Cada uno de nosotros somos en sí mismo una pequeña Gaia, somos hijos de la Tierra, somos uno de sus frutos… pero lo hemos olvidado…, la Bioenergía nos ayuda a recordar, a sintonizarnos con nuestra memoria más antigua, a “sentirnos” y a respirar con toda la libertad que nos merecemos que es nuestra y que hemos ido ocultando bajo toneladas de preocupaciones, de condicionantes, de educación…, de sufrimiento…

La Bioenergía es simplemente reaprender de nosotros mismos y utilizar lo que ya tenemos y no recordamos…

Recordad… Si habéis tenido hijos o los tenéis ahora… son chiquitos… ante una caída, un arañazo, un susto… ¿No habéis abrazado, acariciado y no habéis susurrado en sus oídos palabras amorosas, calmantes, dándoles amor y confianza y permitiendo que expresen cualquier sentimiento que sientan? ¿No habéis soplado sobre una heridita? ¿No los habéis abrazado?…

Esos son recuerdos ancestrales impresos en vuestras almas de hace siglos cuando se sanaba utilizando las propias energías de cada cual y se estaba en sintonía con las Leyes del Universo, las mismas que utilizan aún hoy en día los Sanadores, Chamanes, Brujos (en el buen sentido). TODOS SON SANADORES, pero lo más hermoso es que cada uno de nosotros SOMOS SANADORES DE NUESTRA PROPIA VIDA., El Sanador, Terapeuta o Acompañante (a mi personalmente me gusta Acompañante porqué eso es justamente lo que hacemos: ACOMPAÑAR) Somos unicamente el vehiculo que la Vida pone a nuestra disposición para que a través de él o ella, podamos conectar con nuestra esencia, con nuestro YO y así pasamos a ser Sujetos Activos en lugar de seguir siendo Sujetos Pasivos, pasamos a ser totalmente responsables conscientemente de Nuestra Vida.

La Bioenergía y quien la practica nos acompaña a recorrer el camino por nuestro interior e ir conectando y reconectando con todos y cada uno de nuestros chakras o centro energéticos, nos ayuda a encontrar la llave de todas y cada una de esas puertas…, la 1ª…, la 2ª…, la 3ª puerta…, la 4ª… la 5ª…, la 6ª… y por fín la 7ª puerta… Ahí ya somos lo que siempre hemos sido y nos convertimos en la 7ª Llave porqué ya somos nuestra Totalidad.

Vivimos tiempos convulsos que nos afectan a tod@s de diferentes maneras, unos a nivel más terrenal y físico y a otros a niveles más de conciencia en general, pero ninguno es mejor ni peor que el otro, cada cual vive como le toca vivirlo aún que no lo sepamos o no entendamos…

La vida siempre tiene la respuesta y esa respuesta está en nosotros porqué nosotros somos Vida, sólo hay que buscarla… De ti depende…

Hemos nacido para ser felices y estar sanos, pero nos han hecho creer que la vida es sufrimiento y que cuesta lágrimas…, deberíamos aprender a bailar la danza que la vida pone ante nosotros, a sintonizar con su música y a sacar lo positivo que toda situación esconde…

Si quieres… puedes…

Gemma

Terapeuta-Acompañante en tu camino hacia ti mismo.