LAS ALERGIAS LAS PRODUCE EL DESAMOR… Txumari Alfaro (1ª parte)

Anuncios

LA ESPALDA – SIGNIFICADO EMOCIONAL DEL DOLOR DE ESPALDA – ZONAS

Hoy hablamos sobre el significado emocional del dolor de de espalda. Lo dividimos en las zonas cervical dorsal, lumbar, sacro y coxis. Una parte fundamental al tratar dolores de espalda es comprender la influencia emocional.

Zona cervical:
La parte superior de la espalda corresponde a la región del corazón y al centro energético cardíaco Los dolores de espalda en esta zona se refieren a las primeras fases de la concepción, a las necesidades de base y a la estructura más fundamental del ser. Las 7 vértebras cervicales se refieren a la comunicación y al grado de apertura frente a la vida.

Vértebras Cervicales:

C1 : es la primera vértebra cervical que se llama el ATLAS y sirve de soporte a la cabeza. Es un pilar que mantiene la cabeza en equilibrio. El dolor puede venir dado por preocupación, miedo, desesperación frente a la vida, negatividad, dificultad en expresar emociones. Un mal estado de C1 se acompaña generalmente de dolores que afectan la cabeza, el cerebro, el sistema nervioso, etc.
C2 : la segunda vértebra cervical trabaja en estrecha colaboración con C1. Se la llama AXIS. Es el pivote que permite a C1 moverse. C2 está conectada con los principales órganos de los sentidos, es decir los ojos, la nariz, las orejas, la boca (lengua). Por esto estarán afectados éstos cuando C2 tenga un malestar.
C3 : la tercera vértebra cervical C3 es una eterna solitaria. A causa de su posición, no puede contar con nadie o trabajar en cooperación con otras vértebras. Si la C3 no se encuentra bien, puede haber tendencia al aislamiento y conllevar a daños en rostro (piel, huesos o nervios) así como en las orejas y los dientes.
C4, C5, C6 : las vértebras cuarta, quinta y sexta cervicales se ubican al nivel de la tiroides y están en estrecha relación con ésta. Ésta juega un papel mayor en el lenguaje, la voz, (cuerdas vocales) y cualquier desarmonía en lo que a comunicación se refiere. Frecuentemente aparecen dolencias y dolores que afectan todo el sistema de comunicación verbal: boca, lengua, cuerdas vocales, faringe, etc., y todas las partes del cuerpo que se sitúan entre el nivel de la boca y de los hombros pueden estar afectadas.
C7 : la última vértebra cervical C7 está influenciada altamente por todo el lado moral, creencias y el lado espiritual también. Si vives en armonía con las leyes de la naturaleza, si escuchas los mensajes que tu cuerpo te manda y la vida en general, C7 va a funcionar mejor. De forma contrario, C7 puede reaccionar fuertemente y puede afectar manos, codos y brazos que podrán inflamarse o tener dificultades en moverse.

Zona dorsal:
La zona dorsal es la zona central de nuestra columna vertebral, justo la zona de debajo de las paletillas. Esta zona es la que la mayoría de la gente suele inclinar hacia adelante, con la sensación de llevar un gran peso sobre la espalda. El masaje descontracturante es muy aconsejable en estos casos, y posteriormente combinarlo con unas sesiones de acupuntura, provocan una gran mejoría.
La parte central de la espalda representa la gran región torácica del cuerpo comprendida entre el corazón y las vértebras lumbares. Es una región de culpabilidad emocional y afectiva.

Las 12 vértebras dorsales:

D1 : la primera vértebra dorsal D1 puede reaccionar fuertemente cuando vas hasta tus límites bien sea en el trabajo, bien sea en el deporte, en suma, en todas las situaciones en que vas hasta el final de tus fuerzas mentales, físicas o emocionales. Un mal estado de D1 puede traer dolencias en cualquier parte de tu cuerpo situada entre los codos y la punta de los dedos así como dificultades respiratorias (tos, asma, etc.) así como un rechazo a tu entorno.
D2 : la segunda vértebra dorsal D2 reaccionará fácilmente cuando tu emotividad esté afectada, por ejemplo cuando acumulas y ahogas tus emociones. Una D2 en mal estado suele estar acompañada de malestar y dolores en el corazón y los órganos que se vinculan a ellos, así como a los pulmones.
D3 : la tercera vértebra dorsal D3 está esencialmente relacionada con los pulmones y el pecho. Suele afectar a personas con tendencia a juzgar cualquier persona o situación.
D4 : la cuarta vértebra dorsal D4 se refiere a los placeres, a los deseos, a las tentaciones frecuentemente insatisfechos. A veces nuestras esperas son desmesuradas, carecen incluso de realismo y por tanto te afectan al no verlas realizadas. Cuando D4 está afectada, también puede seguir una dificultad con la vesícula biliar.
D5 : la quinta vértebra dorsal D5 se puede afectar al encontrar en una situación en que tienes la sensación de perder el control. Se debe observar que el mal estado de D5 frecuentemente está acompañado de diversos malestares afectando mi hígado y mi circulación sanguínea.
D6 : la sexta vértebra dorsal D6, va a reaccionar cuando te criticas y juzgas severamente. Puedes haber sido educado en un entorno muy estricto en el cual los valores y las líneas de conducta debían seguirse al pie de la letra. Una D6 en mal estado se suele acompañar de malestar al nivel del estómago.
D7 : la séptima vértebra dorsal D7 es una trabajadora de trabajos forzados. Reacciona cuando te empujas al límite en las cosas que debes hacer, sin escuchar a tu cuerpo cuando necesita descansar o relajarse.
D8 y D9 : las octava y novena vértebra dorsal D8 y D9 se ubican a la altura del diafragma y están estrechamente vinculadas. Por esto, se tratan juntas. Se afectan principalmente cuando vives una inseguridad debido a un miedo de perder el control en una situación o con una persona. Una D8 lastimada puede acompañarse de dolores del diafragma y el bazo (incluyendo los trastornos de la sangre) mientras que D9 en mal estado estará acompañada de alergia o de un mal funcionamiento de las glándulas suprarrenales o de urticaria.
D10 : Cuando la décima vértebra dorsal D10 está afectada, esto suele reflejar una profunda inseguridad frente a la cual te sientes sin armas, sin recursos. Una D10 en mal estado se acompaña frecuentemente de dolores en los riñones, reconocidos como la sede del miedo.
D11 : las anomalías en la onceava vértebra dorsal se hallan también cuando tu sistema nervioso tiene dificultad en funcionar. Las dolencias en la D11 se acompañan frecuentemente de dolores en los riñones así como de enfermedades de piel (eczema, acné, etc.).
D12 : la doceava vértebra dorsal está afectada sobre todo cuando vives en un lugar cerrado. Una afección en el nivel de la D12 se acompaña frecuentemente de males intestinales, dolores en las articulaciones, una circulación linfática deficiente y así a veces afecciones en las trompas de Falopio.

Zona lumbar
Normalmente cuando hay fuerte dolor en la zona lumbar, hay inflamación y en estos casos el tipo de masaje local en esta zona ha de ser muy suave. Entonces lo combinamos descargando el resto de la espalda, o aconsejamos varias sesiones de acupuntura para aliviar el dolor y la inflamación. Cuando la inflamación se ha reducido entonces si que se podrá realizar masaje en toda la zona lumbar. Frecuentemente confundida con los riñones y comúnmente asociada al dolor de riñones, esta área se sitúa entre la cintura y el coxis. Dolores en esta región manifiestan la presencia de inseguridades materiales (trabajo, dinero, bienes) y afectivas. Si se trata de un pinzamiento de los discos lumbares, probablemente se deba a que pones demasiada presión sobre tí mismo en hacer cosas para que te amen.

Las 5 vértebras lumbares:

L1 : la primera vértebra lumbar L1 está afectada cuando vives un sentimiento de impotencia frente a alguien o a algo que no te conviene y que tienes la sensación de no poder cambiar. Una vértebra L1 en mal estado puede traer enfermedades relacionadas con las funciones de digestión (intestino y colón) o eliminación (estreñimiento, disentería, etc.).
L2 : El estado de la segunda vértebra lumbar L2 depende mucho de tu flexibilidad frente a tí mismo y a los demás. La soledad y la amargura generalmente causadas por una timidez pronunciada son también factores importantes que pueden afectar L2. Se debe recalcar que una vértebra L2 en malas condiciones puede conllevar enfermedades del abdomen, la apéndice o las piernas en donde podría ver aparecer varices.
L3 : la tercera vértebra lumbar L3 se ve sobre todo afectada cuando se viven situaciones familiares tensas o tormentosas. La mala condición de L3 puede conllevar dolencias en los órganos genitales, en el útero (en la mujer), en la vejiga o en las rodillas, tales como la artritis, la inflamación o dolores.
L4 : Cuando la cuarta vértebra lumbar L4 se rebela, es frecuentemente porque tienes dificultad en transigir con la realidad de todos los días. Se debe observar que una vértebra L4 en mal estado puede conllevar dolores en la región del nervio ciático y de la próstata en el hombre.
L5 : la quinta vértebra lumbar L5 está afectada por celos, disgusto, frustración. Un mal estado de L5 puede ocasionar dolores en las piernas, desde las rodillas hasta los dedos de los pies.

Zona Sacro y coxis:
Es quizás la parte que más dolores provoca en la mayoría de personas.

Vértebras del Sacro o Sagradas:

S1, S2, S3 : Ya que las 3 primeras vértebras sagradas pertenecientes a la zona del sacro están soldadas juntas, se tratarán juntas. Constituyen un todo. Reaccionan con la rigidez, con la estrechez mental en relación a ciertas situaciones o ciertas personas, mentes cerradas que rehusan oír lo que los demás han de decir. Se generan problemas en la comunicación tanto verbal como sexual.
S4, S5 : Todos los deseos tienen su origen en las vértebras sagradas cuarta y quinta del sacro. Si eres capaz de administrarlas bien, si tomas el tiempo de descansar y hacer las cosas que te gustan, S4 y S5 funcionarán bien. Un desequilibrio de este centro energético puede aparecer en las dolencias físicas siguientes: referente a los órganos genitales, puede haber infertilidad, frigidez o herpes; en cuanto a los riñones: cistitis, cálculos; en lo referente a la digestión y la eliminación: incontinencia, diarrea, estreñimiento, colitis, etc.
En cuanto al coxis, está vinculado al primer chakra, o centro de energía, sede de la supervivencia. Representa el fundamento de la sexualidad, la realización adecuada de las necesidades básicas (sexualidad, alimento, protección, techo, amor, etc.). El coxis está formado de cinco vértebras coxigianas que están soldadas juntas. Representa la dependencia frente a la vida o a alguien más. Al estar vinculado el coxis con el primer chakra, un desequilibrio al nivel de este centro de energía puede conllevar desordenes físicos, los más corrientes tocando el ano o el recto (hemorroides, irritaciones), la vejiga (trastornos urinarios, incontinencia), la próstata. También se puede encontrar dolores en la base de la columna vertebral, una toma o pérdida de peso considerable (obesidad, anorexia) y una mala circulación sanguínea al nivel de las piernas (flebitis), manos y pies.

Fuente: El Gran Diccionario de las dolencias y enfermedades de Jacques Martel

BIODESCODIFICACIÓN: LOS RIÑONES

RIÑON, 1

BIODESCODIFICACIÓN – RIÑONES

RIÑONES
1ª Etapa (Supervivencia), 3ª Etapa (Movimiento, valorización) y 4ª Etapa (Relación).

Conflicto General:
– Ya no tengo referencias (Vivo en un lugar ajeno a mi tierra a lo que conozco).
– Tengo miedo a perder o perderme.

Los riñones son la sede de la convivencia y de la comunicación con el prójimo.
Los dolores y afecciones de los riñones se presentan cuando hay problemas de convivencia, problemas de relación con nuestros semejantes.

AFECTACIÓN EN TÚBULOS COLECTORES
1ª Etapa (Supervivencia).

Conflicto:
– Tengo un conflicto existencial.
– Conflictos propios de “refugiados”, “migrantes”, etc.
– Siento que lo he perdido todo.
– He perdido mis raíces.
– He perdido todo en un bombardeo ( Real o simbólico ).

NECROSIS DE PARÉNQUIMA
3ª Etapa (Movimiento, Valoración).

Conflicto:
– Conflicto por agua o por líquidos.
– Casi me ahogo ( real o simbólico ).
– Se inundó mi casa con las lluvias.
– El agua se llevó mis cosas.

ÚLCERA CARCINOMATOSA
4ª Etapa (Relación).

Conflicto:
– No puedo delimitar interiormente mi territorio.
– No sé cómo marcar mi territorio.
– En personas que emigrado a otras tierras es común que se presenten conflictos de arraigo, porque no sienten suyas las nuevas tierras ni sienten pertenecer a ellas, se sienten “fuera de su elemento”.

Cómo órgano, el riñón es un órgano perteneciente a la 3a. Etapa de Movimiento y Valoración, y los tubos colectores pertenecen a la 1a Etapa que es superviviencia, esta diferencia la marca el Dr. Hamer en sus escritos de la Nueva Medicina Germánica. En Biodescodificación, no lo hacemos así, para nosotros el Riñón y los tubos Colectores del mismo se analizan en general, todo junto.

PROBLEMAS EN EL GLOMÉRULO RENAL
Conflicto:
– Todo el tiempo me pregunto: ¿Es bueno para mí o no es bueno para mí?.
– Siento que siempre debo elegir entre lo bueno y lo malo.

INSUFICIENCIA RENAL CRÓNICA (I.R.C.)
Este síntoma es una conversión repetitiva mínima. Es un síntoma que aparece y permanece cuando nosotros no somos capaces de dejarnos de preguntar en cada momento de nuestras vidas si algo es bueno o malo.
No hay un hecho, suceso, elección en nuestras vidas, en dónde dejemos de cuestionarnos si es para bien, para mal, si nos conviene, si no nos conviene.

¿De verdad mi salud debe verse afectada por mi ineptitud para comprender que no debo preocuparme por esto a cada minuto?

La orina representa líquido y simbólicamente representa nuestra liquidez.
Liquidez = Dinero. La clave es familiar (real o simbólico).

Si presento insuficiencia renal, además de estar viviendo problemas de dinero, de liquides, vivo un constante miedo existencial:
– “¿que estoy haciendo aquí en la tierra?”.
– “¿De que sirvo?”.

CÁLCULOS RENALES
Conflicto:
– Estoy perdiendo dinero, debo bloquear la salida del dinero (líquido, orina).
– Debo poner una pared frente a algo que me amenaza.
– Alguien ocupa mi territorio y no puedo marcarlo ( la orina sirve para marcar ).
– Me prohíbo disfrutar de algo, sentirlo mío.

Louise L. Hay:

Causa probable: Terrones de enfado no disuelto.
Nuevo modelo mental: Disuelvo con facilidad todos los problemas pasados.

PARÉNQUIMA RENAL
Conflicto:
– Me estoy derrumbando + liquidez
– Ya no valgo nada.

CÁLIZ RENAL
Conflicto:
– No puedo marcar ese territorio, está muy lejos.
– En un futuro debo marcar ese territorio.

LITIASIS RENAL
Conflicto:
– No puedo estar en “mi” territorio.

RETENCIÓN DE LÍQUIDOS, CÓLICO NEFRÍTICO, CONCENTRACIÓN DE ORINA
Conflicto: Me estoy derrumbando + Liquidez

PROBLEMAS DE RIÑÓN EN ALCOHÓLICOS
Conflicto:
– Debo recuperar mis pautas.
– Me estoy derrumbando.
– Debo recuperar mis lazos de sangre.
– Debo luchar por mi existencia.

PROBLEMAS EN LOS RIÑONES EN LOS BEBÉS.
Los conflictos en el riñón o en los riñones, representan la “obligación” inconsciente para con mamá y papá. Los riñones se encargan de escoger los desechos.

Ejemplo:
El padre quiere un niño y la madre una niña. La identidad del bebé no está constituida a nivel psicológico. El bebé nace sabiendo y resintiendo que no puede satisfacer a ambos padres a la vez. No tiene identidad ( simbólicamente hablando ) porque acierta con uno pero es rechazado por el otro.

En resumen, los conflictos de riñón, siempre están relacionados con los siguientes conflictos emocionales:

– Problemas de dinero (liquidez), o real (agua, gasolina, leche)
– Necesidad de reconocimiento en la familia.
– Necesidad de elegir entre lo bueno y lo malo
– Miedo existencial
– Estoy en peligro de muerte.
– Pérdida de referentes.
– Se desmorona mi existencia. (Como una ola que derrumba la arena).

Ejemplos:
– Señor que hacía un cólico nefrítico cada vez que pagaba a su ex esposa, la mensualidad.
– Mujer que cuenta que a los 14 años su padre dice: me voy a separar de tu madre. Siente que todo se desmorona ”el suelo se abre bajo mis pies” y ella presenta una afectación de canales colectores.
– Mujer que cuenta su pérdida de referencias con la muerte de su padre. Ella presenta una insuficiencia renal crónica porque ” Mi padre lo era todo”.
– Cuando un adulto hace arenilla, la programación es infantil. Los niños siempre hacen arenilla, nunca piedra.
– Mujer con sobrepeso. Se siente todos los días en peligro, porque mi marido es muy violento verbalmente. Ella no sabe como hablarle ni que decirle. Conflicto de colectores.
– Mujer con edemas enormes en las piernas. Su marido la engaña, “ya no valgo nada”, se fue con la secretaria. No me ocupo de misma. A nivel biológico la feminidad son las “cartucheras.”

Los riñones: La sede del miedo.

Causa probable: Crítica, decepción, fracaso. Vergüenza. Reacciones de niño pequeño.

Nuevo modelo mental: En mi vida obra siempre la Recta Acción Divina. El resultado de cada experiencia es siempre el bien. Estoy a salvo creciendo.

CÓLICO LACTANTE

Causa probable: Obstrucción de los canales del júbilo. Miedo de aceptar la alegría. Nuevo modelo mental: Elijo amar la vida. Mis canales de la alegría están abiertos. Estoy a salvo recibiendo.

NEFROPATÍAS

Causa probable: Sensación de ser como un niño que no logra hacer bien las cosas, un incapaz, un desastre. Confusión.
Nuevo modelo mental: Me amo y me apruebo. Me gusto. Soy totalmente capaz en todo momento.

LISA BOURBEAU

BLOQUEO FÍSICO: Los riñones son los órganos cuya función es eliminar los desechos nitrogenados de la sangre, urea, ácido úrico, pigmentos biliares, etc., participar activamente en la evacuación de sustancias extrañas introducidas en el organismo, sobre todo médicamente y sustancias toxicas. Además, gracias a estos órganos y por medio de ellos, se efectúa la regulación del volumen y de la presión osmótica de los líquidos corporales. La estructura renal es compleja y los problemas en los riñones son muy variados.

BLOQUEO EMOCIONAL: El riñón ayuda a mantener el equilibrio del volumen y la presión de los líquidos corporales, por lo cual uno de sus mensajes señala una falta de equilibrio en el plano emocional. La persona que tiene un problema en el riñón demuestra una falta de discernimiento o una incapacidad para tomar decisiones ante sus necesidades. A menudo se trata de una persona demasiado emotiva que se preocupa mucho por los demás. Todo riñón enfermo indica que la persona no se siente capaz, se siente incluso impotente, ya sea en lo que se propone o con relación a otra persona. Con frecuencia siente injusticia ante situaciones difíciles. También es posible que se deje influir demasiado por las creencias de los demás y que, al querer ayudarles, le falte discernimiento para sí misma, que no sepa distinguir lo que es bueno para ella de lo que no lo es.
Tiene tendencia a idealizar una situación o a una persona y se frustra cuando sus expectativas no son satisfechas. Critica fácilmente a los demás o a las situaciones, acusándolos de injustos.
A la larga puede convertirse en víctima de la vida, teniendo cada vez más expectativas con respecto a los demás.

BLOQUEO MENTAL: Cuanto más grave sea tu problema renal, más urgente e importante es el mensaje que te envía tu cuerpo: quiere ayudarte a que restablezcas el contacto con tu poder
interior y que dejes de creer que no puedes enfrentarte como los demás a las situaciones difíciles.
El creer que la vida es injusta para ti te impide ver tu fuerza interior. Estás demasiado ocupado comparándote con los demás y criticando. Tu enorme sensibilidad está mal utilizada; tu intensa actividad mental te hace experimentar muchas emociones negativas, y ello te impide lograr el discernimiento necesario que te aportaría el equilibrio que necesitas para enfrentar las situaciones más difíciles. Te ayudaría ver las cosas y a las personas tal como son, sin crearte un ideal imaginario. De este modo, al tener menos expectativas, disminuirá tu sentimiento de injusticia.

CÁLCULOS RENALES

BLOQUEO FÍSICO: Se denomina cálculo a una pequeña piedrecilla que se origina por una acumulación de sales minerales o sustancias orgánicas y que se forma en ciertas situaciones anormales. Se pueden formar en los riñones, la vesícula biliar, la próstata, etc.

BLOQUEO EMOCIONAL: Según el lugar del cuerpo donde se formen los cálculos, su significado metafísico varía. En general, para que se acumulen suficientes depósitos para formar una o más piedras, la persona debe alimentar durante mucho tiempo fuertes pensamientos de agresividad o descontento, de envidia o celos. Estos pensamientos se conservan secretos, sin expresarlos en absoluto. La persona rígida que reprime sus sentimientos es más susceptible de formarlos.

BLOQUEO MENTAL: Los cálculos biliares a menudo se deben a un “error de cálculo”. Esto quiere decir que la persona piensa de una manera y actúa de otra. Por ejemplo, quiere avanzar y se deja detener por otros, o quiere avanzar y no actúa. Esto provoca pensamientos de descontento y agresividad que se acumulan y se endurecen en su interior. A esta persona le beneficiaría dejar de calcular tanto y actuar según sus deseos.

CANALES COLECTORES
1ª Etapa (Supervivencia)

Conflicto:
Miedo, sensación de estar en un medio hostil.
Haberlo perdido todo (referentes).
Encontrarse frente a la nada: “Derrumbe de la existencia”. “Perderlo todo, quiebra”. “Lucha por la existencia”. “Inquietud por el porvenir”.

Resentir:
Palabra clave = “Estoy en peligro de vida o muerte”.

Conflicto: Conflicto de líquidos, miedo a ahogarse, etc. Podemos perderlo todo, puede derrumbarse todo de un día para otro. Sentirnos fuera de nuestro elemento, pautas (Pautas = La guarida, el padre es el primer referente)

En la nefrona (unidad funcional del riñón) encontramos los tubos colectores (endodermo 1ª etapa).

La función del riñón es depurar.
La idea principal es: “Tomo lo bueno y expulso lo malo” por lo tanto una buena base para biodescodificar es “¿es bueno para mí o es malo para mí?”

También puede estar relacionado con una temática de dinero. Líquido = dinero. Todo lo relacionado con dinero lo asociaremos con líquido y por lo tanto con el riñón. Podemos entonces hacernos esta pregunta: “¿Es vital para mí dañar mi riñón por cuestiones de dinero?”

O problemas de líquidos reales (agua, leche…).
Ejemplo: Un transportista llevaba un camión de leche y volcó, como solución, su riñón taponó la salida de líquidos.

La temática del riñón en medicina china también es el miedo: La persona tiene la sensación de estar sola en un mundo hostil. Un miedo muy existencial.

Liberar cargas de los ancestros (saldar cuentas) es algo que también se puede relacionar con el riñón.

Frase terapéutica del riñón: “¿Es vital para mí preocuparme por esto?” Esto hace que tengamos que buscar y profundizar sobre ello.

Diccionario de Biodescodificación – Joan Marc Vilanova

ASMA Y ALERGIAS

No-podía-ser-el-lunes...-

RESPIRACIÓN = ASIMILACIÓN DE LA VIDA
En las enfermedades respiratorias, procede hacerse las siguientes preguntas:
1. ¿Qué me impide respirar?
2. ¿Qué es lo que no quiero admitir?
3. ¿Qué es lo que no quiero expulsar?
4. ¿Con qué no quiero entrar en contacto?
5. ¿Tengo miedo de dar un paso en una nueva libertad?.
Asma bronquial
Después de las consideraciones de carácter general hechas acerca de la respiración, deseamos examinar especialmente el cuadro del asma bronquial, afección que siempre fue exponente de las manifestaciones psicosomáticas. «Se llama asma bronquial a una disnea que se presenta en forma de acceso, caracterizada por una espiración sibilante. Se produce un estrechamiento de los bronquios y bronquiolos que puede estar provocada por un espasmo de la musculatura plana, una inflamación de las vías respiratorias y la congestión y secreción de la mucosa» (Brautigam).
El ataque de asma es experimentado por el paciente como un ahogo mortal, el enfermo trata de sorber el aire, jadea y la espiración queda muy dificultada. En el asmático coinciden varios problemas que, a pesar de su afinidad, examinaremos por separado, por motivos didácticos.
1. Tomar y dar:
El asmático trata de tomar demasiado. Inspira profundamente y provoca una excesiva dilatación de los pulmones y un espasmo respiratorio. Uno toma llenándose hasta rebosar y, cuando tiene que dar, llega el espasmo.
Aquí se ve claramente la perturbación del equilibrio; los polos «tomar» y «dar» deben estar equilibrados, a fin de poder formar un ritmo. La ley de la evolución depende del equilibrio interno: toda acumulación impide la fluidez. El flujo respiratorio es interrumpido en el asmático porque se excede al tomar. Ocurre luego que no sabe dar y entonces no puede volver a tomar lo que tanto ansía. Al inspirar tomamos oxígeno y al espirar expulsamos anhídrido carbónico. El asmático quiere conservarlo todo y con ello se envenena, ya que no puede expulsar lo usado. Este tomar sin dar produce sensación verdadera de asfixia.
El desequilibrio entre tomar y dar, que de forma tan impresionante se manifiesta en el asma, es un tema que puede aplicarse a muchas personas. Suena muy simple, y, sin embargo, muchos fallan en este punto. Sea lo que fuere lo que uno desea tener—ya sea dinero, fama, ciencia, sabiduría—siempre ha de haber un equilibrio entre el tomar y el dar, o uno se expone a asfixiarse con lo tomado. El ser humano recibe en la medida en que da. Si se suspende el dar, el flujo se interrumpe y tampoco entra nada. ¡Cuán dignos de compasión son quienes quieren llevarse su saber a la tumba! Guardan avariciosamente lo poco que pudieron adquirir y renuncian a la riqueza que espera a todo el que sabe devolver, transformado, lo que ha recibido. ¡Si la gente pudiera comprender que hay de todo en abundancia para todos!
Si a alguien le falta algo es sólo porque se autoexcluye. Observemos al asmático: él ansía el aire, a pesar de que aire hay tanto. Pero los hay ansiosos.
2. El deseo de inhibirse:
El asma puede provocarse experimentalmente en cualquier individuo haciéndole inspirar gases irritantes, como amoníaco, por ejemplo. A partir de una determinada concentración, en el individuo se produce una reacción de protección, mediante la coordinación de varios reflejos, a saber: inmovilización del diafragma, broncoconstricción y secreción de mucosidad. Es el llamado reflejo de Kretschmer que consiste en un bloqueo para impedir la entrada a algo que viene de fuera. Ante el amoníaco el reflejo es saludable; pero en el asmático se produce con un estímulo mucho más débil. El asmático percibe las sustancias más inofensivas del entorno como peligrosas para la vida y se cierra inmediatamente a ellas. En el capítulo anterior hemos hablado extensamente del significado de la alergia, por lo que aquí será suficiente recordar el tema de rechazo y el temor. Y es que el asma suele estar íntimamente ligada a una alergia.
Asma, en griego, significa «estrechez de pecho», estrecho, en latín, es angustus, voz que recuerda la palabra alemana Angst (miedo). Encontramos también angustus en angina (inflamación de las amígdalas) y en angina pectoris (contracción dolorosa de las arterias del corazón). Es de observar que la estrechez o contracción tiene relación con el miedo.

La contracción asmática tiene también mucho que ver con el miedo, con el miedo a admitir ciertos aspectos de la vida, a los que también nos referimos al hablar de los alergenos. El afán de cerrarse persiste en el asmático hasta alcanzar su punto culminante en la muerte. La muerte es la última posibilidad de cerrarse, de encapsularse, de aislarse de lo vivo. (A este respecto puede ser interesante la siguiente observación: se puede enfurecer fácilmente a un asmático diciéndole que su asma no es peligrosa y que nunca podrá causarle la muerte. ¡Y es que para él tiene mucha importancia la malignidad de su enfermedad!)
3. Afán de dominio e insignificancia:
El asmático tiene un gran afán de dominio que él no reconoce y que, por lo tanto, es transmitido al cuerpo en el que se manifiesta en la «soberbia» del asmático. Esta soberbia muestra claramente la arrogancia y la megalomanía que él ha reprimido cuidadosamente en su conciencia. Por ello gusta de evadirse a lo ideal y formalista. Pero si el asmático se enfrenta con el afán de poder y dominio de otro (la ley del símil) el miedo se le pone en los pulmones y le deja sin habla: el habla que precisamente es modulada por la espiración—. El asmático no puede exhalar: se le corta la respiración.
El asmático se sirve de sus síntomas para ejercer el poder sobre su entorno. Los animales domésticos han de ser eliminados, no puede haber ni una mota de polvo, prohibido fumar, etc.
Este afán de dominio alcanza su punto culminante durante los peligrosos ataques, los cuales se manifiestan precisamente cuando se llama la atención del asmático sobre su afán de dominio. Estos ataques chantajistas son muy peligrosos para el propio enfermo, ya que suponen un peligro de muerte. Es impresionante comprobar cómo puede llegar a perjudicarse un enfermo, con tal de dominar. En psicoterapia se ha observado que el ataque suele ser el último recurso cuando el enfermo se siente muy cerca de la verdad.
Pero ya esta proximidad entre el afán de dominio y la autoinmolación nos hace percibir algo de la ambivalencia de este afán de dominio que se vive inconscientemente. Porque, a medida que aumenta esta pretensión de poder, que se adquieren más ínfulas, crece también el polo opuesto, es decir, la indefensión, la sensación de insignificancia y desamparo. La aceptación y asimilación consciente de esta insignificancia debería ser tarea obligada del asmático.
Después de una enfermedad prolongada, el pecho se dilata y robustece. Ello da un aspecto vigoroso, pero limita Ia capacidad respiratoria, a causa de la pérdida de elasticidad. Imposible plasmar el conflicto con más elocuencia: pretensión y realidad.
En lo de sacar el pecho hay un mucho de agresividad. El asmático no ha aprendido a articular debidamente su agresividad en la fase verbal, pero no puede dar salida a su agresividad con gritos o juramentos y se le queda dentro, en los pulmones. Y estas manifestaciones agresivas regresan al plano corporal y salen a la luz del día en forma de tos y expectoración. Veamos algunas frases hechas: Toser a alguno = escupir en la cara = quedarse sin respiración, del disgusto.
La agresividad se muestra también en las alergias, la mayoría de las cuales están asociadas al asma.
4. Rechazo del lado oscuro de la vida.
El asmático ama lo limpio, lo puro, lo transparente y estéril y evita lo oscuro, profundo y terrenal, lo cual suele expresarse claramente en la elección de los alergenos. Él desea instalarse en el ámbito superior, para no entrar en contacto con el polo inferior. Por lo tanto, suele ser una persona cerebral (la doctrina de los elementos atribuye el aire al pensamiento). La sexualidad, que también corresponde al polo- inferior, la desplaza el asmático hacia arriba, al pecho, estimulando con ello la producción de mucosidad, proceso que en realidad debería estar reservado a los órganos sexuales. El asmático expulsa esta mucosidad (producida demasiado arriba) por la boca, solución cuya originalidad apreciará quien vea la correspondencia existente entre los genitales y la boca (en un capítulo posterior examinaremos más detenidamente este extremo).
El asmático anhela el aire puro. Le gustaría vivir en la cima de una montaña (deseo que suele concedérsele bajo el nombre de «climaterapia»). Allí se satisface también su afán de dominio: arriba, contemplando desde la cumbre el turbio acontecer del valle sombrío, a distancia segura, elevado en la esfera donde «el aire todavía es puro», situado por encima de las tierras bajas, con sus impulsos y su fecundidad: arriba, en lo alto de la montaña, donde la vida tiene una pureza mineral. Aquí realiza el asmático el ansiado vuelo a las alturas, por obra y gracia de laboriosos climatólogos. Otro lugar recomendado por sus efectos terapéuticos es el mar, con su aire salobre. Y el mismo simbolismo: sal, símbolo del desierto, símbolo de lo mineral, símbolo de la esterilidad. Es el entorno que ansía el asmático, porque de lo vital tiene miedo.
El asmático es un individuo que tiene sed de amor: quiere amor y por eso inspira tan profundamente. Pero no puede dar amor: tiene dificultad en la espiración.
¿Qué puede ayudarle? Al igual que para todos los síntomas, sólo existe una prescripción: toma de conciencia e implacable sinceridad consigo mismo. Cuando una persona ha reconocido sus temores debe acostumbrarse a no evitar las causas del miedo sino afrontarlas hasta poder quererlas y asumirlas. Este necesario proceso se simboliza perfectamente en una terapia que, si bien es desconocida para la medicina académica, suele aplicarla la naturopatía y es uno de los remedios más eficaces contra el asma y alergia. Consiste en inyectar al enfermo la propia orina por vía intramuscular. Vista con una óptica simbólica esta terapia obliga al paciente a readmitir lo que ha expulsado, la propia inmundicia, batallar con ella e integrársela. ¡Esto cura!
ASMA
Preguntas que debería hacerse el asmático:
1. ¿En qué aspectos quiero tomar sin dar?
2. ¿Puedo reconocer conscientemente mi agresividad y qué posibilidades tengo de exteriorizarla?
3. ¿Cómo me planteo el conflicto «dominio/desvalimiento»?
4. ¿Qué aspecto de la vida valoro negativamente y rechazo?
5. ¿Puedo sentir algo del miedo que se ha parapetado detrás de mi sistema de valoración?
6. ¿Qué aspectos de la vida trato de evitar, cuáles considero sucios, bajos e inmundos?
No olvidar: cuando se deja sentir la contracción, ¡es miedo!
El único remedio contra el miedo es la expansión. ¡La expansión se consigue dejando entrar lo que se evitaba!
Resfriados y afecciones gripales
Antes de abandonar el tema de la respiración, examinaremos brevemente los síntomas del resfriado, el cual afecta principalmente a las vías respiratorias. La gripe, al igual que el resfriado, es un proceso inflamatorio agudo, o sea, expresión de la manipulación de un conflicto. Para hacer nuestra interpretación, no queda sino examinar los lugares y las zonas en los que se manifiesta el proceso inflamatorio. Un resfriado siempre se produce en situaciones críticas, cuando uno está hasta las narices o se le hinchan las narices. Tal vez haya quien considere exagerada la expresión de «situación crítica». Naturalmente, no nos referimos a crisis indecisas, las cuales se manifiestan con símbolos de una importancia proporcionada. Al decir «situaciones críticas» nos referimos a aquellas que, no siendo dramáticas, son frecuentes e importantes para la mente, que nos producen sensación de agobio y nos inducen a buscar un motivo legítimo para distanciarnos un poco de una situación que nos exige demasiado. Dado que momentáneamente no estamos dispuestos a reconocer ni la carga que suponen estas «pequeñas» crisis cotidianas ni nuestros deseos de evasión, se produce la somatización: nuestro cuerpo manifiesta ostensiblemente nuestra sensación de estar hasta las narices permitiéndonos alcanzar nuestro inconfesado objetivo, y con la ventaja de que todo el mundo se muestra muy comprensivo, algo impensable si hubiéramos dirimido el conflicto conscientemente. Nuestro resfriado nos permite apartarnos de la situación molesta y pensar un poco más en nosotros mismos. Ahora podemos ejercitar la sensibilidad corporal.
Nos duele la cabeza (en estas circunstancias, no se puede pedir a una persona que se meta a resolver problemas), nos lloran los ojos, estamos congestionados, molidos. Esta sensibilización generalizada puede exacerbarse hasta hacer que nos duela «la punta del pelo». Nadie puede acercársenos, nada ni nadie puede rozarnos siquiera. La nariz está tapada y hace imposible toda comunicación (la respiración es contacto, no se olvide). Con la amenaza: «No te acerques, que estoy resfriado», se saca uno a la gente de delante. Esta actitud defensiva puede reforzarse con estornudos, los cuales convierten la espiración en potente arma defensiva. Incluso la palabra queda disminuida como medio de comunicación, por la irritación de la garganta. Desde luego, no permite enfrascarse en discusiones. La tos de perro denota claramente, por su tono áspero, que el placer de la comunicación se reduce, en el mejor de los casos, a toserle a alguno.
Con tanta actividad defensiva, no es de extrañar que también las amígdalas, que figuran entre las defensas más importantes, echen el resto. Y se inflaman de tal modo que uno casi no puede tragar, estado que debe inducir al paciente a preguntarse qué es en realidad lo que se le ha atragantado. Porque tragar es un acto de admisión, de aceptación. Y esto es precisamente lo que ahora no queremos hacer. Este detalle nos revela la táctica del resfriado en todos los aspectos. El dolor de las extremidades y la sensación de abatimiento de la gripe dificultan los movimientos y, concretamente, el de los hombros puede llegar a transmitir la presión del peso de los problemas que gravita sobre ellos y que uno se resiste a seguir soportando.
Nosotros tratamos de expulsar una porción de estos problemas en forma de mucosidad purulenta, y cuanta más expulsamos más alivio sentimos. La abundante mucosidad que al principio todo lo obstruía y que congestionó las vías de comunicación debe diluirse a fin de que algo empiece a moverse y a fluir. Por lo tanto, cada resfriado hace que algo vuelva a moverse y marca un pequeño avance en nuestra evolución. La medicina naturista, muy acertadamente, ve en el resfriado un saludable proceso de limpieza por medio del cual se eliminan toxinas del cuerpo; en el plano psíquico, las toxinas representan problemas que también se resuelven y eliminan. Cuerpo y alma salen de la crisis fortalecidos, para esperar la próxima vez que estemos hasta las narices.
ALERGIAS
Cuando se aproxima el verano, también lo hace para muchos de nosotros la “temporada de alergia”. A menudo me pregunto: ¿Por qué algunas personas padecen fiebre del heno y otras no? ¿Qué factores determinan que seamos alérgicos a cierto polen, o a otros agentes tales como pelo de animales, algunas sustancias en la comida, metales, plumas de almohadas, moho, o humo de cigarro?
En las últimas décadas, la ciencia médica ha venido proponiendo numerosas teorías sobre lo que causa una reacción alérgica. Una de las visiones más populares es que desarrollamos una alergia cuando nuestro organismo es expuesto a una sustancia agresora al mismo tiempo que nuestro sistema de defensas se encuentra debilitado. Pero ¿por qué una persona reacciona con una nariz congestionada, otra con asma y otra más con una erupción cutánea?
El Dr. med. Ryke Geerd Hamer, internista, investigador médico y creador de la Nueva Medicina Germánica®, explica el proceso alérgico completo como una interacción biológica entre la psique, el cerebro y el órgano correspondiente. En 1981, el Dr. Hamer descubrió que cada enfermedad comienza con una experiencia traumática que nos toma completamente por sorpresa. Él llamó a este choque de conflicto inesperado un SDH (Síndrome de Dirk Hamer), en honor a su hijo Dirk, cuya trágica e inesperada muerte inició el propio cáncer del Dr. Hamer. Tal evento no anticipado no tiene que ser necesariamente espectacular. Puede ser disparado simplemente por un enojo inesperado ó cuando alguien nos hace una crítica u observación desconsiderada o insensible. El Dr. Hamer encontró que en el momento en que experimentamos un SDH, el choque del conflicto impacta un área específica del cerebro, produciendo una lesión que puede ser identificada claramente en un escáner cerebral como un grupo de anillos nítidos en forma de diana o tiro al blanco. La respuesta en el órgano está determinada por la parte del cerebro que recibe el choque del conflicto.
De acuerdo a la Nueva Medicina Germánica®, cada “enfermedad” tiene dos fases. Durante la primera, la fase activa del conflicto, nos sentimos mentalmente estresados, tenemos extremidades frías, poco apetito, y sufrimos de alteraciones en el patrón del sueño. Si resolvemos el conflicto, entramos a la resolución o fase de curación. Este es el periodo en el que la psique, el cerebro y el órgano correspondiente cursan por la fase de recuperación, a menudo un difícil proceso con fatiga, fiebre, inflamaciones, infecciones, y dolor.
Síntomas que son típicos tanto para el resfriado común, como para ciertas reacciones alérgicas son la congestión nasal, el flujo nasal y los estornudos. La membrana de la mucosa nasal es controlada por un sitio ubicado en el lóbulo frontal del cerebro. Por medio del análisis de miles de escáneres cerebrales, el Dr. Hamer estableció que ésta es exactamente el área particular del cerebro que se afecta cuando experimentamos un conflicto de “¡Esto apesta!”, como a él le gusta llamarle. Sus descubrimientos confirman que un conflicto de “apestar” puede ser experimentado en términos reales, por ejemplo, mediante la percepción inesperada de un olor ofensivo, o también en un sentido figurado.
En el momento en que ocurre el conflicto, la mucosa nasal comienza a ulcerarse, proceso que frecuentemente pasa desapercibido. Lo que si es percibido, desde luego, son los signos típicos de la fase activa del conflicto como escalofríos, pérdida de apetito, y cierta agitación. Pero tan pronto como resolvemos el conflicto, a menudo por abandonar el ambiente o la situación que “apesta”, la ulceración en la membrana de la mucosa nasal se repara.
La reparación o recuperación del tejido perdido produce congestión nasal y, frecuentemente, dolores de cabeza debido al edema cerebral en el área del cerebro afectada, que también trata de sanar. Los estornudos y el flujo nasal son, luego entonces, signos de que el organismo se encuentra finalmente deshaciéndose del residuo del proceso de reparación, y hablando en sentido figurado, de lo que produjo que lo que “apesta” comenzara.
Cuando experimentamos un choque de conflicto inesperado, nuestra mente se encuentra en una situación de atención aguda. Altamente alerta, nuestro subconsciente recoge todos los componentes en torno al conflicto tales como olores, sabores, sonidos, objetos o gente y los almacena hasta que el conflicto es completamente resuelto.
En la Nueva Medicina Germánica®, las huellas que quedan como resultado de el DHS son llamadas pistas. Estas pistas son de gran importancia porque si una persona se encuentra ya en la fase de curación, y de repente activa una pista, a través de la asociación o por contacto real, el conflicto entero recae, y el Programa Biológico Especial con todos los síntomas que pertenecen al conflicto en particular, comienzan todos de nuevo. Esto es, en términos biológicos, una reacción alérgica. Así que, lo comúnmente llamado alergia es ya de hecho la fase de curación después de la recaída del conflicto. El propósito biológico de la alergia es servir como un sistema de advertencia que dice: “En tal situación, has tenido un SDH. ¡Cuidado!”
Si alguien es alérgico a cierto alimento como los cacahuates, huevos, fresas o chocolate, lo más probable es que dicha sustancia alimenticia haya sido consumida en el momento del choque del conflicto. Ahora, tenemos que ser claros: Cuando dejamos fuera de la dieta la sustancia irritante, NO es la evasión de la comida lo que cura la alergia, ¡sino la evasión de la pista! Si una persona reacciona a cierto polen con un flujo nasal, podemos concluir que el polen en cuestión estaba presente cuando ocurrió un conflicto de “¡Esto apesta!”. Mientras el conflicto no se resuelva por completo, el polen específico servirá como pista y la “alergia estacional” reaparecerá año con año.
Las pistas siempre tienen que ser tomadas en consideración cuando estamos enfrentándonos con desórdenes “crónicos” tales como artritis, angina de pecho, asma, hemorroides, o infecciones recurrentes.
De acuerdo a la Nueva Medicina Germánica®, el término “crónico” indica que hemos caído en el mismo conflicto una y otra vez. Para interrumpir el ciclo de recaída continua y ser capaces de completar la fase de curación de una vez por todas, tenemos que identificar la(s) pista(s) que fueron puestas junto con el choque de conflicto original. Las claves para identificar la causa de la alergia usualmente se encuentran ocultas en el “contexto” de la reacción alérgica.

Todas las circunstancias, tales como tiempo, lugar y los síntomas específicos tienen que ser cuidadosamente examinadas. Por ejemplo, si una persona sufre de migrañas solo en los fines de semana, lo más probable es que encontremos la fuente en el lugar de trabajo. Mientras nada será notado durante la semana, en el tiempo libre, lejos del “culpable”, el organismo tomará la primera oportunidad que tenga para sanar. Integrando la Nueva Medicina Germánica® diariamente a nuestras vidas, aprendemos con creciente gratitud el lenguaje en el cual nos habla la Madre Naturaleza.
La afirmación que podéis usar para la alergia de Luise Hay es: CON CONFIANZA PUEDO RESPONSABILIZARME DE MI PROPIA VIDA. ESCOJO SER LIBRE.

Fuente: Comunidad Dragón Rojo

EL SOBREPESO Y EL TRANSGENERACIONAL Y PROYECTO SENTIDO

¿Te has preguntado alguna vez…por qué estoy gord@? ¿Por qué no consigo adelgazar?

 No se si es tu caso, si tienes peso de más, es probable que te lo hayas preguntado en alguna ocasión, o si tienes a tu alrededor personas con este problema, seguro que también te lo has preguntado.
Te lo digo porque me llegan muchas personas, cada vez más, que han sido “gordit@s” desde pequeñ@s, tienen el peso como una lucha, tienen la sensación de toda su vida a dietas, haber probado de todo, se sienten como un bicho raro, ya que en su entorno la gente come más y sienten que se privan, que el esfuerzo ni merece la pena, y claro, cuando ven que sus resultados son infructuosos, pues abandonan y ponen bastante peso y se sienten frustrados, culpables…y de nuevo a empezar.
 
Si te resuena esto, te va a gustar la entrevista que te traigo hoy.
He tenido la oportunidad, de charlar un buen rato, con  Saul Pérez, experto en transgenarcional y proyecto sentido…
La entrevista, te puede dar muchas respuestas si te sientes identificad@ con lo que te estoy comentando.

Las causas del sobrepeso, como no paro de hablarte en mis post , sesiones y en mi libro, son multifactoriales, es como una gran tarta, donde suele haber varios trozos, varios factores.

Aparte, por supuesto de unos malos hábitos de alimentación, mucho sedentarismo, una mala gestión emocional, medicamentos…hay una parte que puede venir del Proyecto Sentido y de nuestro Transgeneracional (el estudio del árbol genealógico).

Saul nos da muchas respuestas y nos explica la relación y la influencia que puede tener tu árbol genealógico en tus pensamientos, emociones, creencias y programas inconscientes…y sobre todo en tu peso.

El análisis y estudio de tu árbol te da respuestas, ya que llevamos ahí mucha información de nuestros ancestros.

“Tener un árbol genealógico y no estudiarlo, es como tener un mapa del tesoro y no ir a buscarlo”

(Jodorowky)

También nos habla del  Proyecto Sentido, es decir, lo que pasa desde el momento de la concepción hasta los 3 años de edad. Podríamos incluso extenderlo a lo que pasa desde 9 meses antes de la concepción hasta los 6 o 7 años de edad, pero con mucha más importancia hasta los 3 años.

En este periodo de tiempo, todo lo que le ocurre a la madre (sus problemas, sus emociones, su forma de percibir el mundo, etc., el bebé lo graba en su inconsciente.

El nombre Proyecto Sentido, nos habla de que somos el Proyecto de alguien, de nuestros padres y demás antepasados, hay un motivo consciente e inconsciente por el cual somos concebidos, y esto hace que el Sentido de nuestra vida gire en torno a esto.

Te dejo aquí enlace con la entrevista en vídeo y audio.

Fuente:  Salud & Bienestar – Coaching Nutricional

EL APARATO LOCOMOTOR

Desde el paradigma de la Bioneuroemoción, todos los tejidos que forman nuestro aparato locomotor así como todos los problemas derivados de ellos, se corresponden con conflcitos de desvalorización, a la pérdida de autoestima y a la no revalorización de nuestras aptitudes a lo largo de nuestra vida.

Nuestro aparato locomotor nos sirve para desplazarnos, y para dar sentido y dirección a nuestras vidas. Durante el desplazamiento, en cualquiera de los contextos en los que lo hagamos, tendemos de forma inconsciente a la comparación con los demás, si no evaluamos de forma adecuada nuestras posibilidades, podemos caer en un sentimiento de impotencia mientras pensamos que no estamos cumpliendo con las expectativas que nos habíamos planteado. Además pensamos que estamos obligados a obtener unos resultados, con el pensamiento “tengo que ser capaz de..”, sentimos impotencia pensando que “debemos” soportar una situación y mientras todo esto sucede, nos olvidamos de respetarnos a nosotros mismos.

El aspecto más importante de la desvalorización, viene dado por nuestras propias creencias. En la mayoría de las ocasiones, nosostros mismos creamos una estructura que nos parece sólida, y al mismo tiempo la convertimos en rígida con la intención de que se sustente a lo largo de nuestra vida, sin darnos cuenta de que esa rigidez es la que nos lleva a enfermar.

La autodevaluación supone el rechazo a construirnos sobre nuevos valores, por lo que se hace imprescindible la comprensión de que son necesarias nuevas creencias que nos permitan funcionar de forma más flexible.

En función de la intensidad del conflcito de desvalorización, veremos afectados nuestros huesos (me desvalorizo en lo que soy), nuestros músculos (me desvalorizo en lo que hago), o bién, nuestros cartílagos, tendones o ligamentos.

Cuando hablamos del aparato locomotor siempre veremos la desvalorización desde el punto de vista de uno mismo.

En nuestro cuerpo tenemos doscientos seis huesos y a cada uno de ellos le corresponde una desvalorización específica determinada por un tipo de creencia. El conjunto de todos ellos forman mi estructura, sobre lo que mi vida se sustenta. El hueso no tiene terminaciones nerviosas por lo que el dolor viene determinado por las estructuras que lo envuelven, la intensidad del dolor está directamente relacionada con la intensidad del sufrimiento emocional.

La función del músculo es producir el movimiento, tiene una función pasiva e involuntaria por lo que se relaciona con una situación de desvalorización en la que tomo una actitud pasiva. Una contractura muscular indica que la persona quiere hacer un movimiento pero no se lo permite. Como en el caso de los huesos, en cada uno de los músculos veremos la desvalorización teniendo en cuenta la función específica del propio músculo.

Los cartílagos cubren la superficie del hueso en las articulaciones. Su función es la de amortiguar la presión de las superficies articulares y permitir el desplazamiento sin que haya fricción entre ellas. Aquí encontraremos la desvalorización en relación al gesto en sí, es decir el gesto que se hizo y no debía haber hecho o viceversa, detrás del gesto encontramos la intención con la que se hace.

Los tendones se insertan en el hueso, su función es dar fuerza al músculo para producir un movimiento. Está relacionado con algo que hacemos en el presente y vivimos con impotencia, no lo consigo en el presente pero me esfuerzo por lograrlo en el futuro.

El ligamento une un hueso con otro, facilita el movimiento natural. Una lesión en el ligamento expresa una desvalorización en algo relacionado con el futuro, vivencia de un temor con un movimiento que voy a realizar en el futuro.

Los conflictos relacionados con los huesos reflejan una desvalorización en la estructura en sí, con relación a nosotros mismos, a lo que somos, por eso los estos conflictos serán de mayor intensidad que los del resto de nuestro aparato locomotor.

Los conflcitos que afectan al músculo reflejan la desvalorización en relación al movimiento de la estructura, es decir, a lo que hago.

Generalmente partimos de una situación desencadenante, pero es importante destacar que la mayoria de las lesiones, corresponden a conflictos que suceden de forma reiterada en el tiempo y con la misma tonalidad. El conflicto se repite y se mantiene con el apoyo de nuestros pensamientos que conforman nuestras creencias y valores.

Cada zona del cuerpo tiene un significado específico, relacionado con su función real o simbólica. En proximos artículos ampliaré zonas concretas con el objetivo de ayudarte a comprender un poco más el lenguaje de nuestra biología, para que puedas integrar poco a poco “PARA QUE” me sucede esto o lo otro, que me está diciendo mi cuerpo.

A fin y al cabo, ya sabes que todas las emociones que se quedan bloqueadas las somatizan nuestros órganos, si prestamos un poco de atención al lenguaje de nuestro cuerpo podremos ir puliendo ese diamante en bruto que todos llevamos dentro.

Ya sabes que para cambiar una creencia, el primer paso es dudar de ella, ¿seguro que tengo que seguir haciendo esto?, ¿seguro que tengo que hacerlo así?. Después, estar abierto a nuevos aprendizajes, ¿qué pasaría si lo hiciera de otro modo?, al fin y al cabo ¿quién dice que tenga que ser así?. Más tarde pasar por un espacio de certeza que te permita estar seguro de que lo haces lo mejor que puedes y que de cualquier modo está bien, no tienes que demostrarle nada a nadie, eres tú el que mejor sabe lo que te hace sentir bien o mal, eres tú el hacedor de tu vida, y no olvides que has llegando aquí viviendo y pensando de un determinado modo, estos son tus resultados, así que te sugiero que si quieres obtener resultados diferentes empieces por hacer cosas diferentes.

A través de Comunidad Dragón Rojo

SÍNTOMAS DE LA ENFERMEDAD O REFLEJOS DEL ALMA

 

Busca tu dolencia alfabéticamente
SÍNTOMA – CAUSAS QUE LO ORIGINAN
Aparato genital: Sexualidad
Aborto espontáneo: Miedo del futuro. Programación inoportuna
Accidentes: Incapacidad de hacerse valer. Rebelión contra la autoridad.
Achaques: Ansia de amor. Deseos de ser abrazado.
Acné: No aceptación de uno mismo. No gustarse.
Addison, enfermedad de: Grave desnutrición emocional. Cólera contra uno mismo.
Adicciones: Enfado por tomar decisiones equivocadas.
Alcoholismo: Sensación de futilidad, culpa e incapacidad. Rechazo de uno mismo.
Alergias: ¿Alérgico a quien?. Negación del propio poder.
Aliento desagradable: Rabia e ideas de venganza. Experiencias que respaldan.
Alzheimer, enfermedad de: Negarse a enfrentarse a la vida. Desesperanza y desamparo.
Amenorrea: Deseos de no ser mujer. No gustarse.
Amigdalitis: Miedo, emociones reprimidas. Creatividad sofocada.
Amnesia: Miedo. Huida de la vida. Incapacidad de defenderse.
Ampollas: Resistencia. Falta de protección emocional.
Anemia: Actitud de “si, pero”. Falta de alegría. Miedo a la vida. Sentimiento de no valer lo suficiente.
Anginas: Falta de confianza en el proceso de la vida.
Ano: Zona de liberación de deseos.
– Absceso: Cólera relacionada con aquello que no se quiere soltar.
– Comezón o prurito: Culpa por el pasado. Remordimiento
– Dolor: Culpa. Deseo de castigo. “No valgo”.
– Fístula: Liberación incompleta de desechos. Aferrarse a las basuras del pasado.
Anorexia: Negación de la propia vida. Mucho miedo. Rechazo y odio hacia uno mismo.
Apatía: Resistencia a sentir. Freno a la sensibilidad. Miedo.
Apendicitis: Miedo a la vida. El flujo del bien está bloqueado.
Apetito, pérdida del: Protección del yo. Desconfianza de la vida.
Apetito excesivo: Necesidad de protección. Juzgar las emociones.
Arañazos: Sensación de que la vida es una estafa, de que la vida desgarra.
Arrugas: Pensamientos depresivos. Resentimiento con la vida
Arterias: Portadoras del júbilo de la vida.
Articulaciones: Representan cambios en la orientación de la vida y la facilidad o dificultad con que se realizan.
Artritis: Sensación de no ser amado. Actitud de crítica. Resentimiento.
– Artritis reumatoides: Fuerte crítica de la autoridad. Sensación de ser explotado.
Asfixia, ataques de: Temor. Desconfianza en el proceso de la vida. Estancamiento en la infancia.
Asma: Sofocamiento del amor. Incapacidad de respirar solo. Sensación de ahogo. Llanto reprimido.
Asma en los niños y bebés: Temor a la vida. Deseo de no estar aquí.
Astigmatismo: Problemas con el “yo”. Temor a verse realmente.
Boca: Apertura.
Bazo: Obsesión. Tendencia a abandonarse.
Biliares, cálculos: Amargura. Pensamientos rígidos. Juicios condenatorios. Orgullo.
Boca: Representa la incorporación de nuevas idas y sustento.
– Problemas: Opiniones rígidas. Mentalidad cerrada. Incapacidad de aceptar ideas nuevas.
– Llagas: Palabras enconadas retenidas por los labios. Tendencia a culpar.
Bocio: Odio por haber sido agraviado. Víctima. Sentimiento de frustración, de insatisfacción.
Brazos: Representan la capacidad y habilidad para abrazar las experiencias de la vida.
Bronquitis: Ambiente familiar conflictivo. Peleas y gritos. A veces, silencio.
Bulimia: Terror desesperado. Frenético atiborramiento y purga de odio a uno mismo.
Cabello: Libertad, poder
Cabeza, dolores de: Invalidación de uno mismo. Autocrítica. Miedo
Caderas: Transportan el cuerpo en perfecto equilibrio. Principal empuje para avanzar.
– Problemas: Miedo de tomar decisiones importantes. No hay hacia donde avanzar.
Calambres: Tensión y miedo. Aferramiento, sujeción.
Callos: Zonas de pensamientos endurecidas; aferramiento terco al dolor del pasado.
Callosidades: Conceptos e ideas endurecidas. Miedo solidificado.
Calvicie: Miedo y tensión. Intento de controlarlo todo. Desconfianza en el proceso de la vida.
Canas: Estrés. Sumisión a la presión y esfuerzo excesivo.
Cáncer: Herida profunda. Rencor que se mantiene mucho tiempo. Secreto o aflicción profunda que carcome. Carga de odios. Creer que todo es inútil.
Cansancio, fatiga: Resistencia, aburrimiento. Falta de amor por lo que uno hace.
Cara: Representa lo que mostramos al mundo.
Cataratas: Incapacidad de mirar hacia adelante con alegría. Futuro sombrío.
Celulitis: Cólera acumulada y autocastigo.
Cerebro: Representa el ordenador, el teclado.
– Tumor: Información incorrecta de las creencias. Obstinación. Negarse a cambiar viejas pautas.
Cerebrovascular, accidente: Rendición. Resistencia. “Antes morir que cambiar”. Rechazo a la vida.
Ciática: Hipocresía. Temor al dinero y al futuro.
Cifosis o joroba: Incapacidad para fluir con la Vida. Temor y aferramiento a viejas ideas. Desconfianza en la vida. Falta de integridad. Falta de valentía en las convicciones.
Circulación: Representa la capacidad de sentir y expresar las emociones de formas positivas.
Codos: Representan los cambios de dirección y la aceptación de experiencias nuevas.
Colesterol: Obstrucción de los canales del júbilo. Miedo de aceptar la alegría.
Cólicos: Irritación mental, impaciencia. Molestia por el entorno.
Colitis: Inseguridad. Representa la facilidad para dejar marchar lo que está superado.
Colon, mucosidades en el: Acumulación de pensamientos antiguos y confusos que obstruyen el canal de la eliminación. Revolcarse en el fango del pasado.
Colon irritable: Temor a relajarse. Inseguridad.
Columna: Apoyo flexible de la vida.
Coma: Miedo. Intento de escapar de alguien o algo.
Conjuntivitis: Enfado y frustración por lo que se ve en la vida.
Convulsiones, ataques: Deseo de huir de la familia, de uno mismo o de la vida.
Corazón: Capacidad afectiva. Representa el centro del amor y la seguridad.
– Ataque: (infarto de miocardio): por ganar dinero o posición se ha arrancado toda la alegría del corazón.
– Problemas: Viejos problemas emocionales no resueltos. Falta de alegría. Endurecimiento del corazón. Entrega al esfuerzo y al estrés.
Cuello: (vértebras cervicales): Representa la flexibilidad; la capacidad de ver lo que hay detrás.
– Problemas: Negativa a ver otros aspectos de un asunto. Terquedad, inflexibilidad.
Cuerpo, lado derecho: Representa la emisión, la donación, la energía masculina, el hombre, el padre.Cuerpo, lado izquierdo: Representa la receptividad, la comprensión, la energía femenina, la madre.
Debilidad: Cansancio mental
Dedos: Detalles de la vida
Pulgar: El intelecto y la inquietud
Índice: El yo y el miedo
Medio: La cólera y la sexualidad
Anular: Las uniones y la aflicción
Meñique: La familia y la falsedad
Dedos artríticos: Deseo de castigar. Acusación. Sentirse víctima.
Dedos de los pies: Representan los detalles del futuro.
Demencia: Negativa a enfrentar el mundo tal como es. Desesperanza y rabia.
Depresión: Enfado que no se tiene derecho a sentir.
Desmayos, desvanecimientos: Incapacidad para afrontar una situación. Apagón de la conciencia.
Diabetes (hiperglucemia): Nostalgia de lo que pudo haber sido. Gran necesidad de controlar. Tristeza profunda. Ni restos de dulzura.
Dientes: Representan las decisiones. Agresividad, vitalidad
– Problemas: Indecisión mantenida mucho tiempo. Incapacidad de analizar las ideas para decidir.Distrofia muscular: “No vale la pena crecer”.
Dolor: Culpa.
Eccema: Antagonismo intenso. Erupciones mentales.
Edema: ¿De qué o quien no quieres desprenderte?
Encías: Confianza.
Encías, problemas de: Incapacidad de mantener decisiones. Indiferencia ante la vida.
Encías sangrantes: Falta de alegría en las decisiones que se toman en la vida.
Endometriosis: Inseguridad, decepción y frustración. Sustitución del amor a uno mismo por azúcar. Tendencia a culpar.
Enfermedad crónica: Rechazo al cambio. Temor al futuro. Sensación de inseguridad.
Enfermedad incurable: Está en un punto en que no se puede curar por medios externos. Es preciso ir al interior para curarla. Vino de ninguna parte y volverá a ninguna parte.
Enfermedades de la infancia: Fe en los calendarios, convenciones y leyes falsas. Comportamiento infantil de los adultos que rodean al niño.
Enfermedades de transmisión sexual: Sentimiento de culpa por la sexualidad. Necesidad de castigo. Idea de que los genitales son algo sucio y pecaminoso. Maltrato a otra persona.
Entumecimiento u hormigueo: Represión en la manifestación del amor y la consideración. Morir mentalmente.
Enuresis: Miedo a uno de los progenitores, sobre todo al padre.
Envejecimiento, problemas del: Convenciones sociales. Vieja forma de pensar. Miedo a ser uno mismo. Rechazo del presente.
Envenenamiento por alimento: Permitir que otros asuman el control. Sentimiento de indefensión.
Epilepsia: Sensación de ser perseguido, de intensa pugna. Rechazo de la vida. Violencia contra uno mismo.
Equilibrio, pérdida del: Pensamiento disperso, descentrado.
Eructos: Tragarse la vida con demasiada rapidez.
Escalofríos: Contracción mental, alejamiento, retraimiento. Deseo de retirarse. “Déjenme en paz”.Esclerodermia: Autoprotección contra la vida. Desconfianza de la propia capacidad de cuidarse.
Esclerosis lateral amiotrópica: Resistencia a aceptar la propia valía. Negación del éxito.
Esclerosis múltiple: Rigidez mental, dureza de corazón, voluntad de hierro, inflexibilidad. Miedo.
Espalda: Representa el apoyo de la vida. Rectitud.
Parte superior, problemas: Falta de apoyo emocional. Sensación de no ser amado. Freno en la manifestación del amor.
Parte media, problemas: Culpa. Atascamiento en el pasado. Sensación de carga.
Parte inferior, problemas: Miedo al dinero. Falta de apoyo económico.
Espada inclinada: Transporta las cargas de la vida. Desvalimiento y desesperanza.
Espasmos: Tensión debida al miedo.
Espinilla (de la pierna), problemas: Ideales rotos. La espinilla representa el estilo de vida.
Esqueleto, problemas: Desmoronamiento de la estructura. Los huesos representan la estructura de la vida.
Esterilidad: Miedo y resistencia al proceso de la vida. O no tener necesidad de vivir la experiencia de tener hijos.
Estómago: Sensibilidad, aceptación, digiere las ideas.
Problemas: Temor a lo nuevo. Incapacidad de asimilar lo nuevo.
Estrabismo convergente: Deseo de no ver el exterior. Objetivos contradictorios.
Estrabismo divergente: Temor a mirar al presente, el aquí y el ahora.
Estreñimiento: Negativa a abandonar viejas ideas. Estancamiento en el pasado. A veces, mezquindad, tacañería.
Extremidades: Agilidad, flexibilidad, actividad.
Fibromas y quistes: Cultivo del rencor que se siente contra el novio o marido. Golpe para el yo femenino.
Fibrosis quística: Firme convicción de que la vida no te funcionará. “Pobre de mi”.
Fiebre: Cólera abrasadora.
Fístula: Bloqueo en el proceso de liberación.
Flebitis: Rabia y frustración. Culpar a otros de la limitación y la falta de alegría de la vida.
Frigidez: Negación del placer. Creer que la sexualidad es mala. Parejas sexuales insensibles. Temor al padre.
Furúnculo: Rabia que hierve. Furia.
Gangrena: Morbosidad mental. Pensamientos ponzoñosos que ahogan la alegría.
Garganta: Angustia.
Dolor, irritación: Represión del enfado. Sentirse incapaz de expresarse.
Nudo en la garganta: Miedo. Desconfianza del proceso de la vida.
Problemas: Incapacidad para hacerse valer. Rabia reprimida y tragada. Creatividad sofocada. Negativa a cambiar.
Gastritis: Incertidumbre prolongada. Sentimiento fatalista.
Genitales: Representan los principios masculino y femenino.
Problemas: preocupación por no sentirse valioso.
Glándulas: Representan las estaciones de abastecimiento. Son la actividad que se inicia.
Glandulares, problemas: Mala distribución de las ideas para organizarse y actuar. Autocontención.
Glaucoma: Necesidad de castigo por ser una mala persona.
Gota: Necesidad de dominar. Impaciencia, ira.
Gripe: Reacción ante creencias populares negativas. Miedo. Fe en las estadísticas.Hemorragias: Se marcha la alegría. Fastidio.
Hemorroides: Miedo de los plazos establecidos. Rabia por el pasado. Temor a aflojarse. Sensación de carga.
Hepatitis: Resistencia al cambio. Miedo, ira, odio. El hígado es la sede de la indignación y la rabia.
Heridas: Enfado con uno mismo y sentimiento de culpabilidad.
Hernia: Relaciones rotas. Tensiones, cargas. Expresión creativa incorrecta.
Hernia discal: Sensación de no recibir ningún apoyo de la vida. Indecisión.
Herpes genital: Creencia popular en la culpa sexual y la necesidad de castigo. Escarmiento público. Fe en un Dios que castiga. Rechazo de los genitales.
Herpes labial: Enfado que carcome y temor de expresarlo.
Hígado: Valores morales, ideología. Sede de la rabia y de las acciones primitivas.
Problemas: Hábito de quejarse. Justificación de las críticas para autoengañarse. Sentirse mal.
Hinchazón: Bloqueo del pensamiento. Ideas atascadas, dolorosas.
Hiperactividad: Temor. Sensación de estar presionado y frenético.
Hipermetropía: Temor del presente.
Hipertiroidismo: Rabia por ser dejado de lado.
Hiperventilación: Miedo, resistencia al cambio. Desconfianza e el proceso de la vida.
Hombros: Representan la capacidad para llevar alegremente nuestras experiencias. Con nuestra actitud hacemos de la vida una carga.
Hongos, infecciones por: Creencias estancadas. Aferramiento al pasado. Negación de las propias necesidades. Falta de apoyo a uno mismo.
Huesos: Firmeza, disciplina
– Deformaciones: Tensión y presión mentales. Músculos que no se pueden estirar. Pérdida de movilidad mental.
– Fracturas: Rebelión contra la autoridad
Impotencia: Presión, tensión y culpa sexuales. Convenciones sociales. Despecho contra una pareja anterior. Miedo de la madre.
Incontinencia: Exceso emocional a rebosar. Años de represión de las emociones.
Indigestión: Miedo visceral, terror y angustia. Quejas y gruñidos.
Infección: Conflicto mental (duda), que se exterioriza en forma de infección (estudiar la parte del cuerpo afectada). ¡Toda decisión libera!
Inflamación: Irritación, enfado, fastidio.
Insomnio: Miedo a soltar el control consciente y abandonarse al inconsciente
Intestinos: Asimilación. Absorción. Eliminación fácil de desechos.
Problemas: temor de liberar lo viejo y que ya no se necesita.
Intestino delgado: Reflexión, análisis
Intestino grueso: Inconsciente, avaricia.
Juanete: Falta de alegría ante las experiencias de la vida.
Laringitis: Furia que impide hablar. Miedo de hacerse valer. Resentimiento contra la autoridad.
Lengua: Representa la capacidad de saborear con alegría los placeres de la vida.
Lesiones: Enfado con uno mismo. Sentimiento de culpabilidad.
Leucemia: Inspiración brutalmente letal. ¿Para que…?
Linfáticos, problemas: Advertencia de que hay que volver a centrar la mente en lo esencial de la vida: el amor y la alegría.
Líquido, retención de: ¿Qué tiene miedo a perderse?
Llagas, irritaciones: Rabia sin expresar que se instala.
Llanto: las lágrimas son el río de la vida, y se derraman por alegría, tristeza o miedo.
Locura: Huida de la familia. Escapismo, retraimiento. Violenta separación de la vida.
Magulladuras: Los pequeños golpes de la vida. Autocastigo.
Malaria: Estado de desequilibrio con la naturaleza y con la vida.
Mamas: Representan la maternidad, el cuidado y el sustento.
Problemas: Negativa a cuidar de sí misma. Posponerse siempre en favor de los demás.
Quistes, bultos, inflamación (mastitis): Cuidados maternales exagerados. Sobreprotección. Actitud autoritaria.
Manos: Sujetan y manejan. Aferran y sueltan. Pellizcan. Todas las formas de enfrentar las experiencias. Aprehensión, capacidad de manejo.
Mareo en barcos: Miedo a la muerte. Descontrol.
Mareo en coche: Miedo. Sensación de estar atrapado, cautivo.
Mareo al moverse: Miedo. Temor de no estar al mando.
Matriz: Entrega
Médula espinal: Representa las más profundas creencias sobre uno mismo. La forma de apoyarse y cuidarse.
Meningitis: Rabia contra la vida. Pensamientos inflamados.
Menopausia, problemas de la: Miedo a dejar de ser deseable. Rechazo de uno mismo. Miedo a envejecer. Sensación de valer muy poco.
Menstruación, problemas de la: Rechazo de la feminidad. Culpa, temor. Idea de que los genitales son algo sucio o pecaminoso.
Migraña: Aversión a ser manejado. Resistencia al fluir de la vida. temores sexuales. (La masturbación suele aliviarla).
Miopía: Miedo al futuro. Desconfianza en el porvenir.
Mordeduras: Cólera vuelta hacia adentro. Necesidad de castigo.
Muela del juicio impactada: Negarse el espacio mental para crearse una base firme.
Muerte: Representa abandonar este episodio de la película de la vida.
Mujer, problemas propios de la: Negación de una misma. Rechazo de la feminidad y del principio femenino.
Muñecas: Movimiento y soltura
Músculos: Movilidad, flexibilidad, actividad.
Nalgas: Representan el poder. Nalgas flácidas, pérdida de poder.
Nariz: Energía, orgullo, sexualidad
-Goteo continúo: Necesidad de ayuda. Llanto interior.
-Hemorragia: Necesidad de reconocimiento. Sensación de no ser valorado. Ansia de amor.
-Moqueo hacia adentro: Llanto interior. Lágrimas pueriles. Sentimiento de víctima.
-Nariz cargada: Falta de autovaloración.
Náuseas: Rechazo de una idea o una experiencia.
Nervios: Representan la comunicación. Son informadores receptivos.
Nerviosa, crisis: Egocentrismo. Bloqueo de los canales de la comunicación.
Nerviosismo: Miedo, angustia, esfuerzo, precipitación. Desconfianza del proceso de la vida.
Neumonía: Desesperación. Cansancio de la vida. Heridas emocionales a las que no se permite curar.
Neuralgia: Castigo por una culpa. Angustia por la comunicación.
Nódulos: Represión, frustración y ego herido por motivos profesionales.
Obesidad: Sensibilidad exagerada. Necesidad de protección. Resistencia a perdonar.
– En los brazos: Rabia por falta de amor
– En las caderas: Terca cólera contra los padres
– En los muslos: Cólera desde la infancia. Suele ser contra el padre
– En el vientre: Rabia por falta de sustento
Oídos: Obediencia. Capacidad de escuchar y oír.
Dolor (otitis): Enfado. Deseo de no escuchar. Demasiado alboroto. Peleas entre los padres.
Ojos: Entendimiento. Capacidad de ver el pasado, presente y futuro.
Irritación: Rabia y frustración. Deseo de no ver.
Sequedad: Ojos furiosos. Negativa a mirar con amor. Antes morir que perdonar.
Olor corporal: Miedo. Disgusto consigo mismo. Despecho.
Orzuelo: Contemplación de la vida con ojos airados. Enfado con alguien.
Osteoporosis: Sensación de que ya no queda ningún apoyo en la vida.
Ovarios: Representan las cualidades creativas.
Páncreas: Representa la dulzura de la vida.
Pancreatitis: Rechazo. Enfado y frustración porque la vida parece haber perdido su dulzura.
Parálisis: Temor, terror. Huida de una situación o de una persona. Resistencia.
Parálisis agitante: Pensamientos paralizantes. Estancamiento.
Parálisis cerebral: Necesidad de unir a la familia en un acto de amor.
Parálisis facial: Control excesivo de la ira. Resistencia a expresar los sentimientos.
Parásitos: Entrega del poder a otras personas.
Parkinson, enfermedad de: Miedo e intenso deseo de controlarlo todo y a todos.
Pene: Energía.
Picaduras: Culpa por cosas pequeñas.
Pie de atleta: Frustración por no ser aceptado. Incapacidad de avanzar.
Piel: Protege nuestra individualidad. Órgano de los sentidos. Aislamiento, normas, contacto, delicadeza.
Problemas: Angustia, miedo. Antigua repugnancia encubierta. Sensación de amenaza.
Piernas: Nos hacen avanzar en la vida.
Problemas: Miedo al futuro. Deseo de no moverse.
Pies: Representan nuestra comprensión, firmeza, arraigo, modestia.
Problemas: Temor al futuro y miedo de no avanzar en la vida.
Piorrea: Cólera ante la incapacidad de tomar decisiones. Personas indecisas.
Plexo solar: Reacciones viscerales. Centro del poder intuitivo.
Poliomielitis: Celos paralizantes. Deseo de detener a alguien.
Próstata: Representa el principio masculino.
Problemas: Temores que debilitan la masculinidad. Renuncia. Presión y culpa sexual. Creencia en el envejecimiento.
Pulmones: Capacidad de inspirar y comprender la vida. Contacto, comunicación, libertad
Problemas: Depresión. Aflicción. Miedo de inspirar la vida. Sensación de no ser digno de vivir plenamente.
Quemaduras: Rabia, furia que arde.
Quistes: La vieja y dolorosa película que se pasa una y otra vez. Agravios que se cultiva. Falsos tumores.
Rabia: Cólera. Fe en que la violencia es la respuesta.
Raquitismo: Desnutrición emocional. Falta de amor y seguridad.
Renales, cálculos: Terrones de enfado no disuelto.
Resfriados, catarros: Suceden demasiadas cosas a la vez. Confusión, desorden metal. Pequeños agravios. Creencia en los “tres resfriados cada invierno”.
Respiración: Representa la capacidad de inspirar la vida.
Problemas: Miedo o resistencia a aceptar la vida plenamente. Sensación de no tener derecho a ocupar espacio o a existir.
Reumatismo: Sentimiento de ser víctima. Falta de amor. Amargura crónica. Resentimiento.
Rigidez: Pensamientos rígidos y cerrados.
Riñones: Compañerismo. Crítica, decepción, fracaso. Vergüenza. Reacciones de niño pequeño.
Rodillas: Representan el orgullo y el yo. Modestia.
Problemas: Orgullo y obstinación. Incapacidad de inclinarse. Temor. Inflexibilidad. Terquedad.Ronquidos: Terca negativa a abandonar viejas pautas mentales
Sangre: Representa la alegría que recorre libremente el cuerpo. Vitalidad.
Coágulos: Obstrucción de la alegría de vivir.
Problemas: Falta de alegría. Las ideas no circulan.
Sarna: Pensamientos infectados. Permitir que otras personas nos acaparen el pensamiento.
Sarpullido: Irritación por los retrasos. Forma pueril de llamar la atención.
Senilidad: Regreso a la supuesta seguridad de la infancia. Exigencia de cuidados y atención. Forma de controlar a quienes nos rodean. Escapismo.
Sida: Sensación de indefensión y desesperanza. Firme convicción de no valer. Negación de uno mismo. Sentimiento de culpa por la sexualidad.
Sífilis: Entrega del poder y la eficacia.
Síndrome premenstrual: Confusión que domina. Entrega del poder a influencias externas. Rechazo de los procesos femeninos.
Sinusitis: Irritación contra una persona muy íntima.
Sobrepeso: Miedo, necesidad de protección. Huida de los sentimientos. Inseguridad. Rechazo de uno mismo. Búsqueda de satisfacción.
Somnolencia: Miedo a asumir las responsabilidades del día
Sordera: Rechazo, terquedad, aislamiento. ¿Qué es lo que no quieres escuchar?. “No me molesten.”
Suicidio: Visión de la vida en blanco y negro. Negativa a ver otra salida.
Suprarrenales, problemas de las: Derrotismo. Renuncia a cuidar de uno mismo. Angustia.
Tartamudez: Inseguridad. Incapacidad de expresar la propia personalidad. Prohibición de llorar.
Testículos: Principio masculino. Masculinidad.
Tétanos: Necesidad de liberar sentimientos de cólera enconada.
Tics, contracciones nerviosas: Miedo. Sensación de ser observado por los demás.
Timo: Glándula principal del sistema inmunológico. Cuando funciona mal: Sensación de ser atacado por la vida. “Desean hacerme daño.”
Tiroides: Humillación. ¿Nunca puedo hacer o que deseo?, ¿Cuándo llegará mi turno?.
Tobillos: Inflexibilidad y culpa. Los tobillos representan la capacidad de recibir placer.
– Torceduras: Ira y resistencia. No querer avanzar en cierta dirección en la vida.
Tortícolis: Tozudez inflexible.
Tos: Deseo de ladrarle al mundo, ¡Escúchenme!
Trombosis coronaria: Sensación de soledad y miedo. “No sirvo. No hago lo suficiente. Jamás lo lograré.”
Tuberculosis: Egoísmo que carcome. Posesividad. Pensamientos crueles. Deseo de venganza.
Tumores: Remordimientos. Viejas heridas y disgustos que siguen alimentado.
Úlceras: Miedo. Convicción de no valer lo suficiente.
Uñas: Representan protección. Agresividad.
Mordérselas: Frustración. Roerse a uno mismo. Despecho hacia uno de los padres.
Urinarias, infecciones: Fastidio, generalmente contra el sexo opuesto o contra la pareja. Tendencia a culpar.
Urticaria: Pequeños temores ocultos. Hacer una montaña de un grano de arena.
Útero: Sede de la creatividad.
Vaginitis: Enfado contra la pareja. Culpa sexual. Autocastigo.
Varicela: A la espera del siguiente problema o disgusto. Temor y tensión. Sensibilidad exagerada.
Varices: Situación que causa disgusto. Desaliento. Sentimiento de estar sobrecargado y con exceso de trabajo.
Vegetaciones: Conflictos internos y discusiones familiares. Niño que se siente un estorbo.
Vejiga, problemas de: Angustia. Aferramiento a viejas ideas y creencias. Miedo a relajarse. Fastidio.
Verrugas: Pequeñas manifestaciones de odio. Creencia en la fealdad
Vértigo: Fuga y dispersión de pensamiento. Negativa a mirar.
Vesícula: Agresividad
Víricas, infecciones: Falta de alegría. Amargura.
Vitíligo: Sensación de estar fuera de ambiente, fuera de todo, de no pertenecer al grupo.
Vómitos: Violento rechazo de ideas. Temor a lo nuevo
Zumbidos: Negativa a escuchar. No oír la voz interior. Tozudez

Fuente: Louis L. Hay. Sana tu cuerpo.